CONTUNDENTE RECHAZO A UN PROYECTO OFICIALISTA DE ENMIENDA CONSTITUCIONAL La oposición de Brasil, en pie de guerra contra la re-reelección

Prometió "derribar" una iniciativa del PT para que Lula continúe en el poder.
La vida que tomó en el Congreso brasileño el proyecto de reforma constitucional que abriría las puertas para un tercer mandato de Lula da Silva provocó escozor en el arco opositor integrado por la socialdemocracia y la derecha del partido Demócratas (DEM). Sus legisladores prometieron que irán a "derribar" la iniciativa en caso de que ésta gane fuerza. "Es un movimiento tardío, para nuestra felicidad. No hay tiempo para cambiar la Constitución hasta septiembre", declaró el diputado y titular del DEM, Rodrigo Maia.

El domingo trascendió la Propuesta de Enmienda Constitucional elaborada por el diputado del Partido Movimiento Democrático Brasileño, Jackson Barreto, y que cuenta con las firmas necesarias (de 171 legisladores) para ser enviada rápidamente al Parlamento. Prevé la posibilidad de un referendo el tercer domingo de septiembre que convalide la re-reelección, que regiría para el Poder Ejecutivo nacional, para los provinciales y para el municipal. Al trascender el plan, los líderes opositores al actual gobierno dijeron que el oficialismo "está enterrando la candidatura de Dilma Rousseff".

La salud de la ministra, que padece un cáncer linfático descubierto en marzo último, da señales de algún deterioro por causa de las fuertes drogas que le suministran en el tratamiento con quimioterapia. Por sus características, esta dolencia no es sencilla de combatir. Requiere cócteles pesados de medicamentos para hacerla retroceder y deja a quien recibe las dosis con cierto grado de fragilidad. Es esa compleja situación la que, según afirman los diarios brasileños, llevó al presidente Lula da Silva a acortar su viaje a China. Con Dilma debilitada, la cúpula del Partido de los Trabajadores y el presidente brasileño deben aguzar el ingenio para ver qué fórmula política alternativa podría encontrarse que, aunque no garantice el triunfo, sea capaz en cambio de llevar al PT y sus aliados a conquistar el electorado a fin de conseguir una presencia dominante en el Congreso Nacional.

El líder de la oposición y gobernador de San Pablo, José Serra, reclamó al oficialismo que no anticipe el debate sobre la sucesión presidencial. En cambio no quiso pronunciarse sobre las últimas informaciones que indicaban el surgimiento de una fórmula puramente socialdemócrata que lo llevaría a Serra como candidato a presidente y a Aécio Neves como vice. Quien sí habló fue Aécio, gobernador de Minas Gerais. Según el gobernador, esa fórmula "parece un gran chiste. Es una invención. Si hay algún acuerdo se olvidaron de avisarme", replicó.

El gobernador Neves dio en la tecla en su análisis de la situación electoral. "Creo que cualquier fórmula que se intente construir no puede contener personalidades de un mismo partido. Esto no tendría ninguna eficacia electoral". Por más que sean dos líderes políticos fuertes, no pueden pensar en ganar la elección y luego gobernar con una propuesta monocolor. "Por eso creo que todo esto es una broma", concluyó.

Comentá la nota