Controversia por un incendio en Morteros

Se incendió el quincho donde horas antes Guillermo Moreno había reunido a productores. Autoridades hablaron de atentado
Morteros. El voraz incendio que destruyó ayer el quincho de la Sociedad Rural de Morteros tras la visita a esta ciudad del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, alteró la habitual tranquilidad de esta localidad, ubicada a 269 kilómetros al noroeste de la Capital provincial.

Esta población de 16.723 habitantes enclavada en una de las más importantes cuencas lecheras del país no salía del asombro por las repercusiones que tomó el siniestro. El tratamiento en la mayoría de los medios de comunicación, las tempranas declaraciones de altos funcionarios nacionales y provinciales y un presunto atentado por parte de productores agropecuarios disconformes por la presencia del controvertido secretario generó versiones contrapuestas sobre lo sucedido.

Primero, atentado. Los primeros peritajes realizados por los bomberos que sofocaron las llamas indicaron que el fuego se inició por un hecho intencional, pero ayer a la tarde la Justicia informó que se trató de un cortocircuito en el sistema eléctrico.

Según informó la Policía, a las 4.30 se tomó conocimiento de un incendio en uno de los quinchos que la entidad ruralista posee en el predio situado sobre la vera de la ruta provincial 1, en el acceso sur a esta ciudad. En pocos minutos, la voraz acción de las llamas, provocadas por la rápida combustión de los materiales, destruyó totalmente las instalaciones de unos 60 metros de largo por 13 metros de ancho, quedando solamente los parantes que sostenían la estructura de madera y paja.

A primera hora de la mañana, Mario Contato, jefe de Bomberos Voluntarios de Morteros, decía en las radios que no descartaba que el siniestro haya sido intencional. Aseguraba que la caja de electricidad no tenía ningún desperfecto y que por la velocidad que tomaron las llamas, podrían haber sido iniciadas por factores externos.

Estas declaraciones generaron que la entidad ruralista y las autoridades nacionales relacionaran este hecho directamente con un supuesto atentado por la visita de Moreno. El ministro del Interior, Florencio Randazzo, salió rápidamente por los medios a hablar de un incendio "intencional" cometido por "inadaptados intolerantes que no comparten la presencia del Gobierno".

El titular de la Sociedad Rural de Morteros, Ider Peretti, señaló que en un primer momento no tenía razones para relacionar la presencia de Moreno con el siniestro. "La reunión fue tranquila sin ningún tipo de inconveniente", dijo.

También confirmó que alrededor de 50 productores participaron de la reunión y que se trataron los temas relacionados con la sequía que afecta a esta zona, el precio de la leche y la creación de dos feedlots en Córdoba. "Moreno se fue aplaudido por la gente", dijo Peretti, e indicó que otras instituciones se acercaron al secretario para entregar distintos petitorios para otras áreas de Gobierno.

Las horas pasaron y Peretti confirmó la versión de un posible atentado. Descartó que hubiera sido provocado por productores locales y repudió la violencia. "No es gente de Morteros. Son manos anónimas que fueron enviadas para hacer daño", precisó.

Para Germán Pratto, intendente de Morteros, el incendio también fue intencional y descartó el accionar de productores locales. También convocó al dialogo entre las partes afectadas en este conflicto. "La gente del pueblo no está acostumbrada a esta manifestaciones", dijo Pratto.

Peretti confirmó que recibió el apoyo de Juan Schiaretti, de Randazzo y del ex presidente Néstor Kirchner. "Nos dijeron que posiblemente la presidenta Cristina Fernández podría venir a Morteros, para entregar un subsidio para reconstruir las instalaciones dañadas", afirmó.

Pero todo no quedó ahí. A las 17, el fiscal de San Francisco, Oscar Gieco, informó que el incendio fue accidental, con lo que dejaría sin sustento la ola de especulaciones que se tejieron en Morteros. "Según el peritaje se descarta totalmente una cuestión intencional", con lo que contradijo abiertamente las versiones de Randazzo, Peretti y Pratto.

Comentá la nota