Controles por la falta de agua.

El secretario de Obras y Servicios Públicos del municipio, Reynaldo Terpín, salió a explicar las causas de la falta de agua y de los constantes problemas de presión que padecen los usuarios, sobre todo de los barrios ubicados en las zonas altas de esta localidad.
El secretario de Obras y Servicios Públicos del municipio, Reynaldo Terpín, salió a explicar las causas de la falta de agua y de los constantes problemas de presión que padecen los usuarios, sobre todo de los barrios ubicados en las zonas altas de esta localidad.

El problema se ha transformado en la queja que más fuerte se escucha por estos días en los medios locales. Más aún, por las elevadas temperaturas que desde hace varios días obligan a los angosturenses a buscar un poco de alivio en los lagos cercanos.

Ayer, inspectores de la dirección de Medio Ambiente y de Obras Particulares salieron a controlar que se cumpla con la veda para el uso de agua potable para riego fuera del horario permitido, entre las 6 y las 12, que dispuso el intendente Ricardo Alonso desde el martes.

“Hace cuatro meses que no llueve y el arroyo Las Piedritas y El Colorado están secos y en algunos sectores altos de los barrios no hay presión”, explicó Terpín.

Dijo que las bombas que extraen el agua desde el lago Correntoso no alcanzan a llenar la cisterna principal del sistema local ni siquiera durante la noche.

Señaló que la cisterna tiene una capacidad de alrededor de 300.000 litros, pero sólo llega a almacenar estos días 120.000 litros.

Terpín sostuvo que el incremento del consumo de agua potable por los vecinos se debe a que utilizan el vital elemento para riego. Afirmó que la cisterna se recuperaría “si la gente no riega”. Además, indicó que el calor y la sequía que se registra en la región son históricos.

Admitió que los usuarios de los barrios Norte, Los Volcanes, el sector alto de Las Piedritas están con problemas. También en Bandurrías y Villa Correntoso, aunque aseguró que es porque la bomba es insuficiente y hay que repotenciarla.

El funcionario municipal replicó las críticas que apuntan contra la gestión de la comuna. Recordó que la red es de agua potable no de riego. “Acá no hay fallas, la red está hecha para un consumo medio con el agravante que hace 10 años no había tantas plazas hoteleras como las hay hoy”, puntualizó.

Afirmó que el EPAS no terminó los trabajos en Villa Correntoso, donde falta repotenciar el bombeo. Sostuvo que “el municipio recibe los bifes de toda una política de desaciertos”.

Comentá la nota