Controles bromatológicos por los cortes de luz

Bien conservados. Los productos lácteos y las carnes no pueden perder la cadena de frío.

Los continuos cortes de energía también perjudican enormemente a los pequeños comerciantes, cuando las heladeras dejan de funcionar y originan el corte en la cadena de frío, que afecta directamente la calidad de algunos alimentos.

En este marco, la Supervisión de Bromatología de la Municipalidad de la Capital, desde el miércoles pasado, intensificó los controles en los comercios para garantizar el buen estado de los alimentos que se comercializan. Además, también se está llevando una campaña de concientización a fin de que los propietarios de los comercios retiren de la venta la mercadería afectada por el corte en la cadena de frío.

La supervisora de Bromatología de la comuna capitalina, Liliana López, afirmó que ante cortes de energía que se hayan extendido por más de dos horas, los alimentos deben ser retirados de la venta. La temperatura de los productos lácteos es de hasta 8 grados y si la heladera tiene 10 grados, el producto nunca va a tener 8 ni menos, precisó.

Para López, lo ideal es contar con una heladera con termómetro para que vaya indicando la temperatura y, de este modo, se pueda advertir cuando la marca no sea la conveniente para cada producto, aunque en la mayoría de los casos no sucede.

Si bien el frío de la heladera se va a mantener un tiempo más allá del corte de energía, cuando la temperatura se elevó no se puede volver a refrigerar para poner de nuevo a la venta los productos, en particular los lácteos.

"El miércoles se comenzó a realizar controles en el casco céntrico, dentro de las 4 avenidas, en despensas, bares y todos los lugares donde haya productos comestibles. Estamos controlando la cadena de frío y las fechas de vencimiento. Una vez concluida esta etapa, se continuará en los barrios más populosos de la periferia", advirtió. En este sentido, remarcó que generalmente en las despensas de barrio no hay heladeras que cuenten con este termómetro.

Además, la supervisora anticipó que al detectarse productos en mal estado por el quiebre de la cadena de frío no se multará al comerciante porque la cuestión energética escapa de sus manos.

"Sí es responsabilidad del comerciante retirar los productos de la venta. Es a lo que se apunta. Vamos a retirar los productos para que no sea un riesgo para el consumidor adquirirlos", aclaró.

Comentá la nota