Por los controles de alcoholemia crece el uso de taxis y remises

Entre los beneficios que trajeron aparejados los controles de alcoholemia está que se incrementó el uso de los servicios de taxis y remises en sectores de Alem y Constitución, entre la 1 y las 4 de la madrugada.
Los controles de alcoholemia, que en los últimos meses se hicieron más estrictos, al comprobarse que más de la mitad de las personas que conducían un vehículo, después de concurrir a un local nocturno, lo hacían en estado de ebriedad, trajeron como consecuencia, entre otras muchas, que se incrementara la utilización de taxis y remises de viernes a domingo, entre la una y las cuatro de la madrugada.

Tal conclusión surge de una compulsa de opinión realizada por LA CAPITAL entre agencias de vehículos en alquiler y tras una charla con el presidente de la Sociedad de Conductores de Taxis y Remises, Raúl José Vicente.

Por su parte, la secretaria de la firma "Remises Del Parque", Paola Galera, destacó que "comprobamos que los fines de semana normales, es decir cuando no se trata de fines de semana largos, se registra un incremento de utilización de nuestros vehículos que, en promedio, la calculamos en un 20 por ciento".

Cambio de hábito

En tanto que Vicente manifestó que "estamos percibiendo un cambio de hábito de jóvenes que salían antes con su automóvil o los de sus padres. Estos últimos previendo que sus hijos, supuestamente, mayores de edad, pudieran volver en estado de ebriedad, suelen darle más plata para que viajen en taxi".

Y añadió: "creo que estos cambios, en gran parte, se deben a que se ajustaron los controles de alcoholemia, y se incrementaron las multas. Por eso, antes de tener que pagar grandes sumas, se prefiere invertir en taxis y remises, porque también se aseguran que los chicos -y a veces los grandes- regresen a su casa más seguros".

Conciencia

También, Vicente resaltó que "digamos que esto empieza a percibirse ahora. Pero este verano se incrementará sobremanera. Es lo que esperamos. Y particularmente, se observa más en las zonas de Constitución y en las de Alem, donde entre la una y las cuatro nos piden gran cantidad de vehículos".

Después, puntualizó que "creo que con esta medida de los controles de alcoholemia y las abultadas multas que se están cobrando, han llevado a que la gente vaya tomando conciencia de lo arriesgado que es manejar en estado de ebriedad. Y en última instancia esto asegura, para bien del tránsito en general que a esas horas de la madrugada y hasta la mañana, no hay gente en la calle conduciendo, sin un perfecto control de su rodado".

Entretanto, Galera agregó que "considero que este incremento de nuestro trabajo es el resultado de un cambio de hábito. Antes mucha gente salía a la noche con su automóvil y volvía a su casa manejando, aunque por su estado de ebriedad casi no lo pudiera hacer, y por eso, se producían accidentes en las calles de la ciudad".

Comentá la nota