Controlarán los alquileres durante el verano en Pinamar

Proponen multar a propietarios de departamentos cuando sus inquilinos provoquen incidentes. La medida apunta a restringir la llegada de grupos de jóvenes sin tutores a la ciudad.

PINAMAR.- Los propietarios de Pinamar que alquilen departamentos a grupos de jóvenes serán pasibles de recibir una multa en caso de que sus inquilinos provoquen disturbios. La propuesta, avalada por el gobierno municipal, carga de mayor responsabilidad a los dueños de los inmuebles, que deberán afrontar una sanción económica si se produjeran desmanes; episodios que suelen ser comunes durante la temporada de verano. Con la medida, además, se intentará controlar y limitar la llegada de menores solos a la ciudad.

Luego de una reunión mantenida con vecinos, empresarios y representantes de instituciones, la comuna de Pinamar adelantó que se intentará "generar una ordenanza municipal que reglamente las sanciones a los disturbios que puedan afectar la normal convivencia entre los vecinos, lo cual será sancionado con una multa a cargar a la partida del propietario del inmueble".

Se indicó que "si en el lugar no se hallara al adulto responsable que suscribió el contrato de locación, éste será citado a ofrecer su descargo en un plazo determinado, y en caso de no concurrir o que el descargo no fuere satisfactorio, la sanción se agravaría". Incluso, el acta acuerdo firmado por el municipio y la ONG Vecinos Agrupados de Pinamar expresa que "podría sugerirse la inclusión de esta norma en el reglamento de copropiedad de los edificios e informarse a través de las inmobiliarias e intermediarios, para que sea puesta en conocimiento de quienes alquilen propiedades en temporada, firmando de conformidad dicho reglamento".

Asimismo por propuesta del VAP se acordó que "se intentaría generar la instrumentación de un reglamento de convivencia para los edificios de propiedad horizontal, para establecer las sanciones a aplicar por intermedio de cláusulas en los contratos de alquiler (con la colaboración del Sindicato Unico de Trabajadores de Edificios de Propiedad Horizontal) frente a hechos de alteración de la normal convivencia entre vecinos".

Nocturnidad y alcohol

Las falencias en los controles para la venta de bebidas alcohólicas en locales bailables y bares de la ciudad generó un nuevo reclamo de los vecinos hacia las autoridades. En ese contexto, se solicitó mayor presencia de inspectores y personal policial durante la noche. Entre los puntos de acuerdo que se lograron, figura el compromiso de empresarios a disponer "control de alcoholemia en el ingreso a los boliches. No puede haber ingreso de menores si en el boliche se vende alcohol. En los casos de los bares, se solicita más presencia en determinados lugares típicos de la ciudad donde aún se generan problemas sin intervención de los empresarios".

Respecto al delivery de alcohol (una costumbre que se instaló entre los jóvenes) se solicitó "intensificar los controles a través de más inspectores y más policías que trabajen en la noche". Mientras que para los puntos de venta de alcohol (como supermercados y similares) se planteará "una acción conjunta entre el municipio y los padres para que realicen una venta responsable, los cuales serán distinguidos con un logo específico y los padres controlarán que cumplan con este compromiso denunciando a aquellos que no lo hagan".

En torno a las previas en casas de familias, se buscará "prevención y educación a través de la Fundación Proyecto Padres u otras organizaciones, generando actividades donde pueda llegarse a la familia". Se ejemplificó con "el uso del boliche para hacer charlas para padres que permitan avanzar en esta idea. También habría colaboración de un grupo de padres que trabaje en el control e información sobre la realidad de la noche".

Comentá la nota