Una ONG controlará de cerca las promesas de los candidatos

Favim monitoreará dichos de los postulantes, en especial de los aspirantes a concejales. En el 2007 se hizo el mismo trabajo y se detectaron falencias en el cumplimiento.
Nadie puede negar que el objetivo de las campañas políticas es ganar adeptos a cualquier precio. Así, se ha visto a candidatos limpiar árboles, abrazar y cobijar a los más pequeños y recorrer una y otra vez las villas o zonas rojas de la ciudad en busca del anhelado voto. Tras meses de haber emitido sus sufragios, esos mismos ciudadanos comienzan los reclamos acerca de lo prometido pero no concretado. Lo cierto es que esas demandas nunca tendrán respuesta, porque los candidatos ya no son candidatos, sino funcionarios, por lo que no necesitan convencer a nadie.

Así, prometen luminarias, garitas de vigilancia, canchas y playones deportivos, centros de salud, escuelas, y hasta barrios y hospitales.

Por todo esto, una organización no gubernamental se dedica a relevar las promesas de los candidatos y, tras elaborar un informe, reúne a ciudadanos con el postulante triunfador y los enfrenta en una lectura compartida. La idea es medir qué hicieron y qué no. Eliana Luna, titular de Favim, sostuvo que, sobre el relevamiento realizado en base a la campaña del 2007, se detectaron falencias e incumplimientos de las promesas. De esta manera, en los tres departamentos relevados (Godoy Cruz, Lavalle y Tupungato) ya comenzaron con las rendición de cuentas a través de organizaciones barriales.

Entre las conclusiones de esos relevamientos se puede observar que la mayoría de las consignas están poco claras, no son propuestas cuantificables, y en la mayoría de los casos son promesas que derivan de la continuidad de acciones anteriores, por lo que son difíciles de relevar.

Otro gran escollo que debió enfrentar la ONG es la ausencia de datos estadísticos en los departamentos del Gran Mendoza.

"La mayoría de las propuestas de campaña derivan de un relevamiento de las necesidades sociales, por eso suenan convincentes, pero después no quedan plasmadas en hechos que se puedan medir y, por eso, no podemos dar números acerca de los porcentajes de cumplimiento", explicó Luna a El Sol.

Este año se piensa poner especial énfasis en el monitoreo de los concejales. Son estos los que están más cerca de la población y deberían conocer a fondo sus necesidades. Sin embargo, la realidad indica resultados contrarios en más de una ocasión. Además, la idea de Favim, es que dejen de estar encubiertos en listas sábanas y consigan un lugar en el concejo gracias al arrastre de los principales candidatos, lo que sucede en la práctica en la mayoría de los casos.

Los datos del relevamiento que se realizó durante los últimos dos años ya se presentaron en Lavalle y ahora resta hacerlo en Tupungato y Godoy Cruz. En el primer caso se concluyó que sólo algunos grupos, en este caso la comunidad de Lagunas del Rosario, lograron la regularización de las tierras, mientras que otros, que las pelean desde hace años, no pudieron aún alcanzar idéntico objetivo. En algunos casos porque el origen de las tierras no es idéntico y, en otros, porque el empuje logrado en las agrupaciones definió el objetivo logrado.

El otro monitoreo se concretó en Godoy Cruz y se puso especial énfasis en las políticas adolescentes. El principal inconveniente al que se enfrentaron, señaló Luna, fue la ausencia de datos que confirmen la eficacia o no de los programas. "Algunas de las promesas concretadas en estos departamentos ya están en marcha y otras no, pero la mayoría resultó de una continuidad de la gestión anterior", confirmó Luna. Esto es así porque esa comuna fue entregada por el ex intendente César Biffi a otro referente del mismo color político, Alfredo Cornejo. Si eso no hubiera sucedido, posiblemente la continuidad no estaría garantizada.

Pero no sólo Godoy Cruz fue auditado, porque, además, se revisaron las promesas electorales en Tupungato. En esa tierra, la asociación Va Por Vos determinó que la principal problemática de esa comuna es la falta en el suministro de agua potable. Es que según argumentan en la comuna, el uso irracional del recurso sería el principal inconveniente, sin embargo, la gente se queja por la escasez de obras de ampliación.

El desafío. En el camino para buscar mayor transparencia de gobierno se ha recorrido un largo tramo. Pero aún falta mucho por hacer. Esta organización promete que durante esta campaña no sólo medirán las propuestas, sino que, además, intentarán que los candidatos propongan cuestiones cuantificables, concretas y que signifiquen un aporte. El desafío está planteado, sólo resta esperar la respuesta de los candidatos.

Comentá la nota