Por el control tributario descubren un aserradero sin habilitación

No presentó su declaración jurada. Y no tenía conforme de Bomberos. Pero los agentes además se encontraron con que el permiso para funcionar no es válido. Está ubicado sobre la Panamericana.
Las clausuras municipales en el marco de la presión fiscal tributaria se cobró su séptima víctima en la mañana de ayer en el kilómetro 58 de la Panamericana.

Se trata de un aserradero que llevaba el nombre de R.D. Burger que no tenía la declaración jurada al día, no contaba con el conforme de Bomberos Voluntarios y que además funcionaba sin habilitación. Es que había cambiado de propietario y razón social pero seguía funcionando incorrectamente con la habilitación del dueño anterior.

"Vinimos a aplicar el artículo 32 de la ley fiscal tributaria pero nos encontramos con una falta más grave, que el comercio no hizo la transferencia de la habilitación cuando su dueño lo vendió y por esa razón, para nosotros es como si no contara con habilitación municipal", explicó el director de Rentas Comerciales Horacio Rodríguez.

El funcionario y su par de Inspecciones, Roberto Airoldi, mantuvieron una extensa charla, que por momentos tuvo tono de discusión, con el propietario del comercio. Pero luego de poco más de una hora de tironeos, el local fue clausurado.

El aserradero, que según Rodríguez ahora se denomina MBB S.A permanecerá cerrado durante el fin de semana y la sanción podría extenderse por todas las irregularidades presentadas.

Van por más

Pese a que la presión ejercida por el gobierno parecería estar dando los resultados esperados y son muchos muchos los comerciantes que se acercan a la dirección e Rentas Comerciales a regularizar su situación, en el Municipio aseguran que habrá varias clausuras más en los próximos días.

De hecho, los funcionarios anunciaron que hay un listado extenso de comercios en situación irregular.

A su vez, contaron que hay casos que la medida del cierre no parece ser suficiente. Así, subrayan tanto la clausura de de la vinería Winery, que violó las fajas, como el caso del restaurante Open Pilar del cual aseguran que además de que ya había sido notificado meses atrás, había interrumpido un plan de pagos que tenía por la misma deuda.

Si bien los montos adeudados no son dados a conocer y desde el propio gobierno aseguran que las clausuras por el artículo 32 no son por la falta de pago sino por las ausencias de las declaraciones juradas, el fin del plan es la recaudación.

En los últimos 15 días el gobierno dio muestras de que no discriminaría rubros, ni tamaños y muchos menos ingresos: todos deberán tener sus tasas al día para evitar las sanciones.

Comentá la nota