Control del tabaco es para "cuidar la salud de los norteamericanos".

Lo dijo el presidente Obama, luego de que el senado aprobara una ley que entrega por primera vez al gobierno el control de producción, venta y publicidad del tabaco. Además, se mostró orgulloso y aseguró que la medida "hará historia".
El Congreso asestó el jueves uno de los golpes más severos del gobierno contra el hábito de fumar, con una votación del Senado que aprobó una medida para dar a los reguladores más poder para limitar la nicotina en los cigarrillos y reducir drásticamente los anuncios publicitarios.

Por su parte, el presidente norteamericano, Barack Obama, dijo ayer que el proyecto "hace historia" y que está comprometido a firmar el documento.

"Esta medida es para cuidar la salud de todos los norteamericanos, es por su bien", dijo en una conferencia de prensa.

Además, la medida prohíbe los productos de tabaco con sabores a caramelo y otros que atraerían a menores.

Los activistas antitabaco dicen que los cambios podrían reducir las 400.000 muertes anuales causadas por el hábito de fumar y los u$s100.000 M en costos de atención a la salud vinculados al tabaco.

La propuesta de ley, una de las más drásticas contra el tabaco desde que hace 45 años el gobierno emitió la advertencia oficial de que el tabaco causa cáncer, daría a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autoridad para regular el contenido y la publicidad de cigarrillos y otros productos de tabaco.

"Esta propuesta representa la acción más enérgica tomada por el Congreso para reducir el uso de tabaco, principal causa previsible de muerte en los Estados Unidos", dijo Matthew Myers, presidente de la Campaña por Niños sin Tabaco.

La votación de 79-17 en el senado envía la medida de regreso a la Cámara de Representantes, que en abril aprobó una propuesta similar, pero no idéntica. La aprobación en la Cámara baja la enviaría directamente al presidente Barack Obama, que la respalda.

La presidente de la Cámara baja Nancy Pelosi dijo: "Por lo que he visto hasta ahora, pienso que va a ser posible que aprobemos la propuesta de ley y se la enviemos al presidente".

La firma de Obama añadiría el tabaco a otras áreas enormes, nacionalmente importantes, que han pasado bajo una supervisión gubernamental mayor desde el inicio de su presidencia. Esas áreas incluyen bancos, viviendas y automóviles. Próximo en la agenda, si el Congreso concuerda, está el sistema de salud pública.

La medida del jueves daría a la FDA autoridad para evaluar el contenido de los productos del tabaco y ordenar cambios o prohibiciones a aquellos que considere un peligro para la salud pública. La agencia pudiera limitar la cantidad de nicotina, pero no prohibir la sustancia.

Comentá la nota