Control municipal en la mira

Una iniciativa del bruerismo en carpeta apunta a crear una dependencia que se encargue de darle mayor transparencia a la gestión comunal, con funciones similares a las que debería cumplir la Defensoría Ciudadana, cuya titular aceptó no poder llevarlas adelante "por falta de medios económicos"
Una iniciativa del bruerismo en carpeta apunta a crear una dependencia que se encargue de darle mayor transparencia a la gestión comunal, con funciones similares a las que deberá cumplir la Defensoría Ciudadana, cuya titular aceptó no poder llevarlas adelante

Claro, transparente, borroso. Los límites se desdibujan con facilidad cuando lo que se intenta es echar luz a los actos de un gobierno. Las iniciativas nuevas son válidas cuando se vislumbra que se busca acercar información a los ciudadanos, pero también incrementa la incertidumbre sobre las oficinas que ya desde hace años funcionan, se supone, con el objetivo de dar más transparencia a los gobiernos y acercarlos a las necesidades de la población.

Es que la tendencia de la última década fue, sin lugar a dudas, adicionar nuevas direcciones, oficinas, programas y diversas figuras que apunten a la transparencia de gestión, aunque hubo pocos resultados concretos.

El concejal del bruerismo Cristian Vicent diseñó un borrador hace algunos meses atrás para implementar un programa de Transparencia en el Municipio platense. Según comentó, su idea es crear una figura que se podría enmarcar tanto en una agencia como en una dirección o bien un programa dependiente de la Defensoría Ciudadana, pero cuya misión sea similar en esencia: brindar información sobre la cantidad de empleados que trabajan en la planta permanente del Municipio -una incógnita añeja-, publicar gastos de la gestión, reasignación de partidas, concursos de precios y licitaciones, y la mayor cantidad de actos de gobierno.

Si bien aún es incipiente, su intención inicial al comenzar a trabajar el proyecto era implementar esta figura dos o tres meses atrás, ya que "imaginaba que los reclamos futuros iban a venir por el lado de la transparencia de gestión", apuntó Vicent en diálogo con Hoy. El borrador de la iniciativa hoy se encuentra en el despacho del intendente Pablo Bruera y aguarda por alcanzar su forma definitiva para ser remitido al Concejo Deliberante para su debate, lo que seguramente ocurrirá antes de fin de año.

Unos y otros

¿Qué diferencias alberga comparándose con la función de la Defensoría Ciudadana, inaugurada en la ciudad de las diagonales hace ya más de 10 años? "No está muy clara la función de la Defensoría Ciudadana", asumió Vicent, y apuntó a que "debería ir a cuestiones de la vida interna del Municipio como así también a los reclamos de los vecinos, como tarifazos y cuestiones de defensa al consumidor".

La actual defensora ciudadana María Monserrat Lapalma, por su parte, opinó que "este proyecto que pretende darle mayor transparencia a la gestión no se diferencia en nada de las funciones que tiene la Defensoría Ciudadana".

Según enumeró, la misión del organismo que comanda está repartida entre ejercer un control administrativo de la gestión pública, controlar a empresas que presten servicios hídricos, y servir de nexo entre la sociedad civil y la clase política. "Cuestiones que no podemos cumplir del todo por falta de medios económicos y físicos", aclaró.

Lapalma aceptó que su oficina no cuenta con el personal necesario para gestionar: "En planta permanente sólo estoy yo y el defensor adjunto, y además tenemos cuatro otras personas en préstamo que vienen de otras oficinas, que siempre pedí su traslado pero no se cumplimenta", relató.

Los restantes miembros de la oficina, contó, son tres personas contratadas por tres meses. "Y se suman algunos pasantes de la Facultad de Trabajo Social", agregó.

"Interpreto que la Defensoría debería ser bastante más numerosa o que sería necesario ampliarla al menos en algunas circunstancias", manifestó la defensora, poniendo como ejemplo las situaciones en las que se debate el presupuesto o las rendiciones de cuentas, en donde su trabajo "debería ser más exhaustivo". "En todas las defensorías de la Provincia están igual", añadió.

¿Cómo se podrá instrumentar una política seria de transparencia en la gestión, con nuevos programas, con reestructuraciones a lo ya existente? Lo único que está claro es que sesión tras sesión del Concejo Deliberante, en cada plenario, las críticas por falta de transparencia en contrataciones, designaciones y demás puntos polémicos se suceden y son denunciadas sistemáticamente por los ediles. Las denuncias están sobre la mesa.

El dato

¿Cuentas claras?

La transparencia implica intrínsecamente mostrar cuentas, implica entrega en términos, supresión de operaciones en el anonimato, dar visibilidad a las acciones de gobierno para generar canales de participación ciudadana, ofrecer servicios de calidad y satisfacer las necesidades de los usuarios.

La otra oficina

El titular de la dirección municipal de Defensa al Consumidor es Roberto Daud desde hace un año y medio, cuando se creó la dependencia. Dentro de ella funciona la dirección operativa de la Oficina Municipal de Defensa del Consumidor.

Dentro de la dirección municipal se trabaja con todo lo que tiene que ver con políticas de protección de los derechos de los consumidores, con talleres de capacitación en las escuelas, programas de difusión en los barrios, trabajos de la defensoría móvil en distintos lugares de la ciudad de La Plata. Se trabaja en la parte preventiva.

Por otra parte, en la oficina de Defensa del Consumidor se trabaja con denuncias: "El consumidor viene a partir de una posible infracción que ha cometido un proveedor o algún servicio por parte de una empresa; y si corresponde, se toma la denuncia y se fija una fecha de conciliación entre las partes. Que quede claro que acá se trata de dar un acompañamiento en el reclamo, una defensa comprometida con ello. Nosotros defendemos una ley", aclaran sus funcionarios. En promedio, recibe 22 denuncias diarias.

Comentá la nota