Más control en hospitales

El proyecto de ley enviado por el Ejecutivo santafesino a la Legislatura dispone la disolución de los consejos de administración y asesores y modifica estructuras viejas que le quitaban toda autoridad de gestión a los directores de hospitales.
El ministro de Salud provincial Miguel Cappiello envió ayer a la Legislatura un proyecto de ley para creación de la Red Pública Provincial de Servicios de Salud. La ley apunta a que el Ejecutivo santafesino pueda tener un mayor control en el funcionamiento de hospitales y samcos; disponiendo, entre otros puntos, disolver los consejos de administración y consejos asesores. Si bien la iniciativa tiene varios años de estudio, Cappiello reconoció que la presentación judicial por las irregularidades en el hospital Centenario, basadas en los informes del Tribunal de Cuentas y la Sindicatura General advirtiendo un faltante de 6.340.000 pesos correspondientes al 2007, está relacionada con el proyecto. El funcionario sostuvo en diálogo con Rosario/12 que buscan "modificar estructuras viejas que le quitaban toda autoridad de gestión a los directores de hospitales, y obviamente ponía en estos momentos al Estado provincial en una situación crítica donde tenía que dar respuestas a muchas de las cosas que generaban los consejos de administración o los comités ejecutivos en el caso de los Samcos".

El titular de la cartera de Salud provincial dijo con esta nueva ley se derogan la 10.608 y la 6.312, para poder "garantizar la accesibilidad y el derecho a la salud de la gente, y a su vez permitimos otro tipo de participación donde la comunidad a través de organizaciones o de las mismas personas que quieran postularse, pueden ser partícipes de un consejo asesor del ministerio de Salud y del director o administrador de cada uno de los hospitales".

Cappiello señaló que "estas decisiones, que no van a ser vinculantes, pueden ser para un órgano de control que cuente cada uno de los hospitales. El hecho es que hoy son ilimitadamente responsables, pueden comprar, pueden contratar personal, pueden despedir, pueden recibir donaciones y vender bienes, lo cual genera una serie de dificultades en el funcionamiento de la salud".

Según el ministro, la ley de Samco, que data de 1967, "era buena en la participación, porque en algunos lugares era la institución más importante y esto era usado muchas veces políticamente para mantener en algunos lugares puestos vinculados al clientelismo político". El funcionario aseguró que "algunos senadores, aunque lo nieguen o se enojen conmigo cuando se los he planteado, han tenido muchísima participación, nombraron gente e hicieron concesiones que no tenían nada que ver con la salud".

Cappiello dijo que "hoy (por ayer) estuvimos en el hospital de San Lorenzo, llevando la resolución donde incorporábamos a planta permanente a 23 personas que habían sido contratadas por el Samco; es decir, que tarde o temprano el estado tiene que hacerse cargado de ellos; como también nos hicimos cargo de las cuestiones administrativas mal hechas que generaron una serie de juicios que están repercutiendo en el ministerio de Salud provincial, con embargos de cuenta que no dejan funcionar porque no se paga".

El proyecto de ley apunta a establecer un régimen uniforme para la organización y financiamiento de la atención integral de la salud en la provincia, a través de la creación de la Red Pública Provincial de Servicios de Salud, fundada en el reconocimiento de la responsabilidad del Estado Provincial de garantizar el derecho a la salud de todos sus habitantes.

El ministro explicó que "esto permite trabajar en red, y así podemos resolver muchos problemas. Cuando uno trabaja en red asume la heterogeneidad de la situación. Nosotros, con todas las dificultades que tenemos hemos creado redes de emergencia, donde hemos buscado ambulancias y estableciéndolas en un punto, y desde ese punto van a distintos lugares. Esto costó mucho porque cada lugar se creía propietario de este sistema de ambulancias".

Comentá la nota