"El control ciudadano sobre el proceder del CAM será clave"

Gelli destacó el valor de quienes representarán a jueces y a abogados en el nuevo órgano. La constitucionalista advirtió que el reglamento tiene que impedir que un estamento pueda bloquear a los otros. Desafíos.
El mensaje de la constitucionalista María Angélica Gelli estuvo dirigido a quienes conformarán el primer Consejo Asesor de la Magistratura (CAM), cuatro de cuyos miembros ya fueron designados y sólo falta que, mediante elecciones, los magistrados (camaristas jueces, fiscales y defensores oficiales) y abogados elijan a quiénes los representarán.

La catedrática de la Universidad de Buenos Aires fue contundente: "toda experiencia para mejorar la administración de justicia es bienvenida. Es auspicioso que, luego de tantas controversias, abogados y jueces puedan elegir a quienes actuarán en su nombre en el CAM. Es un momento interesante para la Provincia. Esperemos que los elegidos sean los mejores por la trascendencia de las decisiones que adoptarán".

Gelli insistió en que la función que han de cumplir los consejeros, más allá de su impronta técnica (evaluar la idoneidad de los postulantes para desempeñarse en la judicatura), será importante para toda la sociedad. "El Poder Judicial está inmerso en ella, para resolver y pacificar las controversias, con justicia, con equidad, aplicando una sanción cuando alguien comete un delito. Entonces, todo lo que se haga para que sea más transparente y visible la selección y remoción de los jueces, sobre los que pesa tamaña responsabilidad, es mejor para la república", aseveró a LA GACETA.

Posibles obstáculos

La jurista advirtió sobre dos cuestiones. La primera es la relacionada con evitar que la internas que pudieran imperar en los colegios de abogados o en las asociaciones de magistrados se trasladen al CAM. "En todo órgano colegiado, el problema siempre es cómo se procesan las tensiones. Lo mejor es la visibilidad pública que, en su proceder, revele el CAM. El control de los ciudadanos y de la opinión pública serán clave, dada la importancia del reproche social, que ayuda a que se cumpla con lo que debe ser", dijo.

El segundo obstáculo es el relacionado con las fricciones que pueden darse entre los representantes de los diferentes estamentos: magistrados, legisladores y abogados. "Será clave que el reglamento de funcionamiento interno del CAM impida que un sector, por sí solo, pueda adoptar decisiones o bloquear a los otros. Además, hay que hacer público todo lo que se vaya decidiendo. Es muy útil el sistema de audiencia periódicas para dar cuenta a la sociedad de los temas que deben ser considerados", precisó.

Si lo que caracterizará al CAM ha de ser una selección que permita que los postulantes, en pie de igualdad, demuestren sus méritos, Gelli alertó sobre "el peligro de entrar en mecanismos de compensación, según los cuales se prefiera a 'Juan' para un cargo y a 'Marta', para otro". "Esto no puede ser, porque se trata de elegir al mejor en cada caso", remató.

Comentá la nota