Los contribuyentes con CUIT deberán reinscribirse en 2010

Los contribuyentes con CUIT deberán reinscribirse en 2010
El trámite de digitalización de los datos será obligatorio para más de siete millones de personas
La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) desarrollará en 2010 un proceso de reempadronamiento para digitalizar todos los datos de los contribuyentes inscriptos con clave única de identificación tributaria (CUIT).

Se trata de unos 7 millones de personas físicas y empresas que, desde enero, deberán volver a inscribirse ante el fisco para "brindarles una mayor seguridad jurídica" y evitar que terceros utilicen sus claves.

El jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, sostuvo ayer en un encuentro con periodistas que en primer término la obligación regirá para quienes se den de alta en el régimen impositivo. Luego, el cambio regirá para todos aquellos que ya están inscriptos y tienen esta clave.

A todos, el fisco les escaneará el documento nacional de identidad (DNI), huella digital, fotografía y firma, tanto en las agencias como en puestos que la AFIP promete colocar en grandes centros comerciales. Las personas físicas deberán hacer el trámite en forma personal, mientras que en el caso de las personas jurídicas la responsabilidad recaerá en los presidentes de directorio y los apoderados.

Quienes tengan deudas con el fisco podrán cumplir con este trámite al igual que los que están al día.

En ningún caso cambiará el número del CUIT. El funcionario dijo que, una vez que la AFIP confirme el domicilio de las personas que se reempadronen, les entregará una tarjeta de identificación que permitiría cumplir en el futuro con pagos impositivos en cajeros automáticos.

Para evitar complicaciones a contribuyentes y contadores, aclaró que habrá fechas específicas para los diferentes números de CUIT, y que si no se llega a realizar el cambio de todo el padrón el año próximo, se utilizará parte de 2011. "La intención es completar este proceso de digitalización para que esté disponible en el próximo gobierno", indicó.

Agregó que, una vez que se cierre el plazo, quienes no hayan cumplido con la reinscripción posiblemente sean dados de baja del sistema.

Para animarse a dar este paso, este año la AFIP realizó una prueba piloto entre los operadores de comercio exterior. Por esta depuración, se pasó de 91.500 a 56.288 inscriptos y no hubo ningún conflicto, según señaló orgulloso Echegaray.

No habrá invasión

En el mismo sentido, descartó que pudiera haber cuestionamientos en torno de la posible invasión de la privacidad de los contribuyentes con CUIT a partir de todos los datos digitales que manejará el organismo fiscal desde 2010.

"Esto estará protegido por el secreto fiscal; es la tendencia de otros países de la región y desarrollados. Además, evitará que otra persona diferente del titular del CUIT pueda utilizar esa clave", señaló ante una pregunta de LA NACION.

A partir de la energía colocada en esta reforma, la AFIP deja en stand by el decreto que dispone la unificación del CUIT y la clave única de identificación laboral (CUIL) que rige para los empleados en relación de dependencia.

Los tributaristas consultados por LA NACION expresaron su apoyo en términos generales al reempadronamiento, pero pusieron en duda su eficacia concreta.

El presidente de la Federación de Consejos de Ciencias Económicas de la Argentina (Fapce), Jorge Paganetti, expresó: "El avance tecnológico siempre es positivo, pero el problema es su implementación en el interior, ya que en algunos lugares no es posible cumplir con este tipo de reformas por la falta de un buen acceso a Internet".

La vicepresidenta del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la ciudad de Buenos Aires, Flavia Melzi, dijo: "El reempadronamiento en sí no está mal, pero no se entiende bien su finalidad, porque la mayor parte de los trámites ya se realizan a través de la informática". Melzi pidió, además, que se hiciera lentamente para no complicar a los contadores.

Más control en el fútbol y en la moda

La AFIP firmó ayer un convenio con la Asociación Modelos Argentinas para crear un registro de representantes, que deberán cumplir con todas las obligaciones "propias de cualquier empleador" en términos de la seguridad social. Además, habrá otro para los representantes de los jugadores de fútbol, para reducir la evasión en las transferencias al exterior.

Comentá la nota