Contreras solicita disminuir el costo de tierras fiscales

El diputado justicialista Rubén Contreras, a través de un proyecto presentado en la Legislatura, solicitará al Consejo Agrario Provincial (CAP) que unifique criterios y montos para la adjudicación y venta de tierras fiscales en las jurisdicciones de las comisiones de Fomento que tienen entre 400 y 1.000 habitantes.
El legislador se sintió motivado a presentar esto, ya que observó que los precios de los terrenos en lugares como Cañadón Seco son bastante altos, incluso en comparación con lo que cuestan en algunos barrios de la misma vecina ciudad de Caleta Olivia.

Actualmente, el responsable de entregar la tierra pública del Estado Provincial es el Consejo Agrario, establecido por la Ley 1.009; de allí que se realice el pedido expreso a este organismo.

Contreras, vicepresidente primero de la Legislatura, también ejemplificó que el CAP "ha emitido la resolución 643/08, modificada por la 763/08, por la cual procedió a adjudicar en venta terrenos fiscales en Cañadón Seco". Esto determinó "un precio oneroso, hasta podríamos decir ‘prohibitivo", de los inmuebles.

"Si realmente queremos poblar nuestra Provincia, esto no se ajusta a ningún procedimiento determinado por la Ley 1.966 de Catastro, sino que observamos que hay un criterio supuestamente venal o de mercado, que no tiene nada que ver con el propósito y el fin de la tierra fiscal", consideró.

Más adelante, el diputado caletense juzgó que "el precio debe ser de promoción y accesible a cualquier habitante hijo de esta tierra, y de aquellos argentinos que vengan a poblarla y contribuir a su desarrollo".

"Uno de las acciones estratégicas que debe cumplir nuestro Estado es generar las posibilidades ciertas de ocupación del territorio santacruceño, a través del asentamiento poblacional permanente", expuso.

"Para que sea posible esto, es necesario marcar una política clara sobre la tierra pública, propiedad estatal", dijo, para argumentar que "la adjudicación en venta debe tener un criterio y objetivos de ocupación, y no de especulación".

Luego añadió otras observaciones sobre la cuestión, como que "la finalidad de la tierra es social", por lo que implica "tener una política de promoción clara".

"Es necesario dar lugar a la ocupación territorial, en especial cuanto se trata de hijos de Santa Cruz que decidieron quedarse en su tierra, o hijos de antiguos pobladores que hoy reclaman un terreno para su vivienda o una actividad comercial o industrial", dijo.

Comentá la nota