Los contratos de arrendamiento de campos se negocian a la baja

Si bien aún están preocupados en levantar la cosecha de soja y en función de ello definir los números para la próxima campaña, ya empiezan a perfilarse algunas tendencias en cuanto a arrendamientos agrícolas se trata, en función de la rentabilidad obtenida. Todo parece indicar que irían a la baja, sobre todo en las zonas más afectada por la sequía y también se modificarían las formas de pago. Una tendencia que ya se vislumbraba desde fines de 2008, la cual se reflejando en varias ediciones de este diario.
A pesar de que aún no hay renovaciones de alquileres, distintos especialistas dieron cuenta de cierta tendencia de cara a la nueva cosecha.

Para la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), la cantidad y simutaneidad de factores negativos que está experimentando el negocio agrícola es tan significativa que en el ciclo 2008/09 no hará distinción alguna entre empresas arrendatarias de campos: pequeñas, medianas y grandes terminarán con números rojos y escaso margen para conseguir financiamiento a tasas accesibles.

Julio Lieutier, productor de la provincia de Buenos Aires y sur de Córdoba, indicó que el que alquila sufre una desterritorialización por los bajos rindes que alcanza el 50 por ciento. "Se está esperando terminar la campaña para ver cuánto se puede recuperar. El productor chico empezará a reducir la cantidad de superficie para después empezar a charlar", señaló.

Para diferentes referentes en el tema, la baja de los arrendamientos agrícolas oscilaría entre el 20 al 30 por ciento.

A modo de ejemplo, un campo en la provincia de Santa Fe, podría ubicarse entre los 15 y 16 quintales la hectárea. Así lo señaló Juan Carlos Furigo, de la inmobiliaria con el mismo nombre, quien relató que si bien no hay renovación, en las zonas afectadas por la sequía la baja oscilaría alrededor del 20 por ciento y un poco más en aquellos contratos que estaban más altos.

En tanto, Lieutier sostuvo que llegarían al 30 por ciento en valor de quintales y hasta un 50 por ciento en el valor en dólares.

Para volver a entrar está dificil porque los precios están en caída y hay una fuerte incertidumbre de precios en el 2010, porque no se están haciendo ventas forwards (negocios a futuro)", señaló el productor de provincia de Buenos Aires.

En tanto, un chacarero de la zona de Rosario coincidió con que los alquileres vienen en baja, ya que los propietarios se están dando cuenta de la situación del productor es diferente. "Cerraron muy pocos, pero más o menos a un 20 por ciento menos. Hay campos que se pasan a porcentajes y se quebró la tendencia de pagar por adelantado. Es muy variada la modalidad", aseveró.

Formas de pago. En cuanto a la modalidad de pago es otra la forma que se avisora en el ciclo que se avecina, ya que en las zonas que se acordó por quintales de soja y pago anticipado se está manejando que se transforme en un pago a porcentaje, sin fijar los quintales.

"Esta modalidad se está viendo mucho en las zonas afectadas por la sequía, donde las propuestas que surjen tiene que ver con un porcentaje de producción, donde se comparte el beneficio y también el riesgo", afirmó Furigo y agregó que "el que alquila se hace cargo de los insumos".

"Con un mercado de forwards apagado a causa de la intervención oficial, calzar un alquiler con pago total por adelantado implica asumir un riesgo casi suicida (además en muchos casos ni siquiera se tendrá el dinero fresco suficiente para poder asumir un compromiso de estas características. En estos casos, la mayor parte de los arrendatarios intentará calzar los pagos con la dinámica de flujos del negocio agrícola", apuntó Aacrea, y agregó que habrá tantos mercados de arrendamientos como acuerdos entre partes.

Por su parte, Nicolás Marín Moreno, productor del sur de la provincia de Córdoba, señaló que en esta nueva campaña aparecerán nuevos actores, ya que los que sembraron van a reducir o revisar el negocio en base a menor superficie. "Entra el dueño del campo, ya que con los porcentajes se tendrá que poner en contacto con la tierra. Habrá nueva gente para cubrir esa superficie que no se siembre" indicó, y recordó que en la campaña anterior el porcentaje era algo inusual.

Comentá la nota