Un contrato en Londres para salir a "vender" la imagen de la Argentina

Busca promover las inversiones y el comercio. Larga con Cristina en el G-20.
La primera recomendación que recibió la Cancillería fue la de regularizar la situación en la representación en el Reino Unido, donde la Argentina no ha designado embajador en los últimos diez meses, desde el retiro de Federico Mirré. La reconocida agencia británica Bell Pottinger, que trabajó en su momento la imagen de la ex primera ministra Margaret Thatcher y del dictador chileno Augusto Pinochet, acaba de firmar un contrato con el Gobierno para elevar el perfil de la Argentina en Europa y los Estados Unidos.

Bell iniciará una campaña de prensa "de marca país"para promover las potencialidades de la Argentina y aumentar y diversificar el turismo, las inversiones y las exportaciones en el país, según informó el sitio PR Week.

El contrato con la agencia, de acuerdo con ese informe, llegaría a las siete cifras en libras, esto es, más de un millón.

La cumbre del G-20 en Londres, en la que participará la semana que viene la presidenta Cristina Kirchner, servirá de "plataforma" para el lanzamiento de la campaña, admitieron fuentes de la compañía contactadas en Londres por Clarín que pidieron reserva de su identidad.

"No trabajaremos específicamente en la Cumbre -dijeron las fuentes-. Pero se sabe que Londres es una buena base. Es el lugar ideal para los objetivos que se ha trazado el Gobierno: aquí están The Economist, Bloomberg, el Financial Times, medios sobre los que se busca influir".

Si la Bell vale lo que cuesta, los medios económicos en Gran Bretaña serán un buen desafío para mostrarlo. La Argentina recibe furibundas críticas desde el corazón -y el cerebro- del sistema financiero internacional, desde la operación del canje de deuda del 2005, durante el gobierno de Néstor Kirchner, por poner una fecha. "Sabemos nada de lo que hagamos será allí bien recibido", se sinceró ante este cronista un ministro que participará de la Cumbre.

El semanario PR Week citó un consultor de la Bell sobre las posibilidades que abre la cita en Londres. "La Argentina es un miembro del G-20 y un jugador mundial relevante. Tras haber superado su propia crisis de 2001, puede contribuir al diálogo global y al mismo tiempo ofrecer un mayor entendimiento sobre qué está haciendo, por qué y cómo en materia económica", dijo el agente Abel Hadden, según la revista de relaciones públicas. Un funcionario argentino no lo habría expresado mejor.

La misma agencia ya había trabajado con la secretaría de Turismo argentina. A la par, desde 2006 existe la Marca Argentina, desde donde se promueve la imagen del país en el exterior, en la que participan el sector público y entidades privadas

Bell ya envió consultores a Buenos Aires para su trabajo. Se desempeñará en seminarios, ferias y exposiciones y hasta en eventos deportivos, como las competencias de polo en Gran Bretaña y Francia, donde se levantar stands de la Argentina. El sitio sostiene que la Bell Pottinger "probablemente" aproveche futuros viajes de Cristina al exterior para generar una cobertura de la Argentina y promover sus potencialidades a través de los medios.

Cristina llegará el miércoles a Londres, donde el Gobierno tiene expectativas de hacer esta vez un buen papel. Las fuentes consultadas por Clarín insistieron en que la campaña no hará foco en la figura de Cristina. "No trabajamos sobre la Presidenta", insistieron. Mejor si lo piensan dos veces: en la primera cumbre de líderes del G-20 de noviembre, en Washington, Cristina llegó tarde a la foto de familia y su participación en el foro sólo fue recordada por ese traspié. En la Cancillería dicen que un funcionario de ceremonial tuvo la culpa. Y que pagó caro por ella.

Comentá la nota