Contratistas rurales piden subsidios para afrontar la crisis agroclimática

CHARATA (Agencia)-- Integrantes de la Cámara de Contratistas Rurales solicitaron al gobierno provincial mecanismos de ayuda económica para afrontar la crisis agroclimática y la caída en los precios que impactó sobre la rentabilidad de su actividad.
El planteo fue expuesto durante la reunión que mantuvieron miembros de la entidad con el subsecretario de Producción Agropecuaria Miguel Brunswing, a quien manifestaron su preocupación por la grave situación que atraviesa el sector productivo.

El encuentro tuvo lugar en la Cámara de Comercio de Charata, horas antes de la reunión multisectorial que se realizó el mismo día en esta ciudad, a la que asistieron 250 productores, empresarios y fuerzas vivas de toda la provincia.

Los contratistas plantearon una política de subsidios en base a la cantidad de hectáreas producidas en años anteriores, teniendo en cuenta que cada empresa factura el cien por ciento de la superficie que trabaja. El mecanismo que propusieron para establecer los montos sería de acuerdo a la documentación impositiva que presente cada solicitante.

El ingeniero Brunswing, que se mostró asombrado por la cantidad de contratistas que asistieron a la convocatoria, prometió llegar los planteos al ministro de Economía, Producción y Empleo, Eduardo Aguilar. “Esta vocación de diálogo viene desde una decisión política muy fuerte del gobernador”, remarcó, dando fundamento a su contacto directo con cada sector ligado a la producción agropecuaria.

Admitió el subsecretario el impacto de la crisis en todos los sectores productivos y dijo que, por el momento, todos los mecanismos de subsidios llegan sólo a los productores afectados. Consideró que la actividad de los contratistas es una figura relativamente nueva, que tiene mayor incidencia en esta área productiva, desde la llegada de empresas de otras provincias que fijaron base en el sudoeste. “Están reclamando un reconocimiento y un espacio de diálogo para ver en qué medida el gobierno brinda su apoyo, para que puedan superar la crisis de bajos precios e inclemencias climáticas”, reveló Brunswing.

Durante la reunión, los empresarios mostraron preocupación por la caída en el área girasolera sembrada y los malos rindes que se están obteniendo en el sudoeste. También expusieron incertidumbre por la demora en la siembra de soja. Por eso, plantearon la necesidad de una ayuda económica que les permita subsistir hasta la próxima campaña.

Asimismo, los contratistas expusieron el problema de financiamiento, dado que no pueden acceder a créditos porque no son propietarios de campos. En este sentido, recibieron la recomendación del funcionario de asesorarse sobre las ventajas de leasing. “Llevo el mensaje al contador Carlos de los Santos, director del Banco del Chaco, para ver cómo podemos solucionar ese aspecto”, afirmó Brunswing.

En otro orden, analizando la actividad, el subsecretario consideró que la figura del contratista tendrá un rol de creciente importancia, en función de los cambios que tiene la producción con el avance de la tecnificación.

La situación

Carlos Favarón, presidente de la Cámara de Contratistas Rurales, expuso durante la reunión los principales problemas que afronta la actividad. El planteo excluyente fue la grave situación del sector productivo por la caída en los rindes y en los precios internacionales de los cultivos. En vistas de eso, los asociados solicitaron un subsidio que les permita subsistir hasta la próxima campaña agrícola.

“Como integrantes de la cadena productiva, después del productor somos los primeros en sufrir las consecuencias de la crisis”, señaló el empresario. Así, contó que hay contratistas cosechando al 40 o 50 por ciento de los precios de la campaña anterior y con mayores costos. “Hoy, generar políticas de precios desde la cámara es inviable, por la situación que enfrenta la región”, subrayó Favarón.

Si bien reveló que la entidad no es proclive a una política de subsidios, explicó que en estos casos excepcionales es la única vía posible para sostener la actividad. “Son fundamentales porque venimos de una campaña donde se cosechó la soja en el medio del conflicto agropecuario, con precios paupérrimos”, recordó Favarón. Así, dijo que los contratistas llegan al inicio del 2009 con reservas económicas agotadas. “Tenemos que esperar a marzo del año que viene para volver a hacernos con fondos, por eso debemos ver cómo hacemos frente a este año”, observó el dirigente. Por eso, dijo que en este contexto fue planteada al funcionario provincial una asistencia extraordinaria a través de subsidios destinados al sector contratista.

Remarcó que la llegada de la ayuda será vital para los contratistas que están sembrando y que se encuentran con competencia que llega desde otras provincias y que les reducirá la facturación en un 40%, al margen de la sequía que impidió hasta ahora la siembra prevista de soja.

Consideró Favarón que el gobierno nacional debería tener los fondos necesarios para hacer frente a la situación de “catástrofe agroclimática”, dado que en sus arcas ingresaron fondos importantes por las crecientes retenciones cobradas al sector productivo.

También, como un tema secundario, fue abordada la falta de financiamiento para la actividad contratista. “Las políticas crediticias dejan al contratista de lado porque al no tener tierras como propiedad, los bancos son reacios a otorgar líneas no hipotecarias”, explicó finalmente Favarón.

Comentá la nota