Contradicciones por veto y vigencia de una ordenanza

Desconcierto entre los transportistas generó la aplicación de una ordenanza municipal, que se refiere a la circulación de menores de cinco años en moto, norma que fuera vetada en forma parcial por el intendente.
En el último Boletín Oficial municipal, con fecha del 16 de febrero de 2009, se establece el veto, en forma parcial, de la Ordenanza municipal Nº 2441/08, sancionada por los concejales el año pasado. A continuación, a través del decreto Nº 119, indica que el intendente de Posadas veta, “parcialmente la Ordenanza Nº 2441/08 sancionada por el Honorable Concejo Deliberante en fecha 27 de noviembre de 2008”. El veto sería por la parte que establece sanciones y multas a los comercios que no entreguen cascos a los que compran motos.

No obstante, un comunicado de la Municipalidad de Posadas, emitido ayer, afirma que está en vigencia la Ordenanza Nº 2441, que establece que “está prohibido en forma absoluta el transporte de menores de cinco años de edad en ciclomotores, motos, cuatriciclos, scooters y/o similares”.

También indica la norma que “cuando sean niños entre los cinco y hasta los doce años de edad, podrán ser transportados sentados -prioritariamente- en una butaca especial adaptada en la parte posterior del asiento" y solamente si quienes conducen el vehículo son su madre o su padre. También existe prohibición absoluta para el transporte de personas sobre el tanque de combustible de los vehículos mencionados”.

Por otro lado, el concejal Ricardo Skanata explicó que si una ordenanza fue vetada por el Ejecutivo municipal, en forma total o parcial, debe volver al recinto para su tratamiento, y no puede ponerse en vigencia.

El legislador señala que la Carta Orgánica Municipal, respecto del procedimiento de formación, sanción y promulgación de las ordenanzas en su artículo Nº 123 expresa que “las Ordenanzas vetadas total o parcialmente por el Departamento Ejecutivo, regresarán al Concejo Deliberante con las observaciones realizadas que impusieron su veto. Si el Concejo Deliberante acepta dichas observaciones, quedarán automáticamente promulgadas. Si el Concejo Deliberante insistiera con el proyecto sancionado originariamente con la aprobación de las dos terceras partes de votos de los presentes, remitiéndolo al Departamento Ejecutivo, éste deberá promulgarla; de no conseguirse dicha mayoría, no podrá ser tratado nuevamente en el mismo período de sesiones."

Comentá la nota