Contradicción cultural: el cine de Caleta cierra en el verano

El verano es la estación del año más recreativa, o al menos es cuando la gente se predispone más para aprovechar y disfrutar de los tiempos de ocio con algún espectáculo artístico. Y Caleta cuenta con una fabulosa estructura para ello en el Centro Cultural Municipal “Manuel Camino”. La sala del cine-teatro es una de las más admiradas en la región, pero hoy la misma está cerrada.
Esta insólita y contradictoria situación viene siendo recalcada por varias familias caletenses desde hace un par de semanas, cuando la administración de la sala, que corre por cuenta de la Asociación “Mechenien” -una organización no gubernamental- decidió suspender sus actividades por esta temporada. Pero no es la primera vez, ya que el verano del año pasado también el auditórium estuvo cerrado por “refacciones”.

En este medio gráfico y en radios locales, algunos ciudadanos quisieron expresar su disconformidad e indignación por esta decisión de “Mechenien”.

Así lo hizo, por ejemplo, el abogado Ramón César Amaya, que además de integrante del Consejo de la Magistratura de Santa Cruz es un entusiasta vecino de las expresiones culturales, vinculado al ambiente de las danzas folclóricas y amante del séptimo arte.

“Esto de que el cine esté cerrado es una situación anormal –consideró-, porque en este mes más crítico, en donde los niños y jóvenes tienen más tiempo de ocio y deambulan en multitud por las calles sin tener adónde ir, esa espléndida sala se cierra; y en un lugar como el Centro Cultural, el cual, desde su construcción, fue ideado como sede de la contención social y cultural de las familias”.

“El doctor Amaya tiene razón porque mucha gente se queda aquí y no tiene posibilidades de llevar a los chicos a los cines de Comodoro para ver Madagascar 2 o el Ratón Pérez 2”, coincidió el oyente de una emisora radial.

“MONOPOLIO”

Pero también Amaya fue más allá en sus críticas al decir que la ONG “Mechenien” “monopoliza la actividad del cine como si fuera su propietario, en un lugar que es estatal municipal. Además, quienes trabajan a las órdenes de la Comisión de esa organización son empleados municipales”.

“Encima, no sabemos cómo es el convenio pero hay una suerte de ‘divorcio’ entre lo que hace la Secretaría de Cultura y lo que hace Mechenien”, dijo el letrado.

Por otro lado, algunos grupos locales musicales, teatrales y danzísticos también se quejan en el resto del año porque esta asociación tiene un estricto cronograma de actividades, con pocas reservas de fechas para poder usar el espacioso escenario. “Y ahora que podría habilitarse para títeres, o para que se expresen grupos murgueros, escuelas y talleres artísticos, está cerrado. Además, no todo el mundo abandona la ciudad en enero”, agregó Amaya.

“Acá haría falta una mano firme por parte de la Municipalidad para que se termine esta arbitrariedad e intervenga”, comentó otro ciudadano que se comunicó en un programa radial matutino.

Las opiniones fueron vertidas en los programas “El Oso” y “Voces y Apuntes” de Radio San Jorge.

¿CAPITAL DEL CINE?

Ayer por la tarde, este diario intentó comunicarse con la administración de “Mechenien” pero no atendía nadie. El lugar estaba cerrado. Mientras, en un panel ubicado frente al Gorosito aún quedaba el cartel con los anuncios de las películas que terminaron de exhibirse un día antes de Navidad, que eran “High School Musical 3” y, a través del programa INCAA, la película de Pablo Trapero, “Leonera”.

También se recordó que Caleta Olivia fue declarada por la Legislatura como “Capital Provincial del Cine”, luego de atender un proyecto del periodista Carlos Berenguel, fundamentalmente porque aquí se hace el Festival de Cortos Escolares, una excelente iniciativa que se efectúa en época escolar.

Además, para mencionar algo positivo, Río Gallegos no cuenta con una sala permanente de cine como esta ciudad. Por eso para los habitantes de la ciudad del Gorosito es notoria esta decisión de cerrar el cine en verano, “como una decisión sin sentido común”, tal como la calificó otro oyente.

Comentá la nota