Contraataque apuntando a los buitres

Contraataque apuntando a los buitres
El diplomático acusó a los fondos especulativos de haber lanzado "un ataque sistemático para entorpecer la reapertura del canje de deuda". Advirtió acerca de su acción de lobby sobre el Congreso y reclamó que se rechacen estos intentos.
El embajador argentino en Washington, Héctor Timerman, denunció ayer ante miembros del Congreso estadounidense el lobby que los fondos buitre llevan a cabo para entorpecer la reapertura del canje de deuda con bonistas que quedaron afuera en 2005. El diplomático apuntó contra los fondos Dart y Elliot por lanzar "un ataque sistemático para impedir un acuerdo entre las partes". Timerman solicitó apoyo a los legisladores norteamericanos para que, desde el Parlamento, se "rechace todo intento de los fondos buitre y sus lobbistas de lograr su perverso objetivo". Por su parte, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo que el canje continúa en marcha, a pesar de las demoras previstas en la conformación del Fondo del Bicentenario. El ministro de Economía, Amado Boudou, precisó que podría lanzarse "en la primera semana de febrero".

A medida que el Gobierno avanzaba en la propuesta de reapertura de canje de deuda, los bonistas que litigan contra el país comenzaron a hacer presentaciones en contra del Estado argentino y a boicotear el mercado de títulos locales para elevar el riesgo país. Es así que presentaron un embargo contra las cuentas del Banco Central, que fue revertida ante la apelación del Gobierno en el Juzgado de Nueva York. También provocaron un desplome de los bonos, que se retrajeron hasta en un 10 por ciento. La situación preocupó al Ministerio de Economía, debido a la desmejora que se generaba en el contexto sobre el cual se lanzaría la oferta.

Frente a esa situación, el embajador Timerman solicitó a los miembros del Congreso de Estados Unidos colaboración para evitar que los fondos buitre continúen con sus "tácticas agresivas y lesivas para las buenas relaciones que existen entre ambos países".

Esos fondos llevan a cabo un intenso lobby en el Congreso norteamericano para "presionar a la Argentina a pagar los bonos que no ingresaron al canje de 2005 y que ellos han estado comprando por centavos luego del default", según la carta remitida por Timerman a los parlamentarios. Estos inversionistas especulativos manifestaron su "desacuerdo" con la reapertura del canje no bien fue anunciado por el Gobierno. La presentación del embajador alertó sobre dos fondos que "unieron esfuerzos" en contra de la operación. Se trata de Dart y Elliot, ambos con sede en el paraíso fiscal de las islas Caimán. De hecho, un grupo de legisladores demócratas presentaron un propuesta para evitar que estos fondos operen desde Estados Unidos mientras tienen residencia en plazas off-shore.

"También hemos detectado ejecución de operaciones financieras tendientes a bajar los precios de los bonos argentinos, que podrían entrar en el canje como forma de pago", denuncia Timerman. La estrategia es restarle atractivo al paquete de bonos que se ofrecerá en el canje y jugar así a una baja aceptación. "Uno de los argumentos principales de los fondos buitres consiste en desestimar la tasa de aceptación de la oferta de 2005 que, si bien alcanzó a tres de cada cuatro bonistas, ellos consideran insuficiente", agrega el diplomático. Según manifiesta, éstos "son conscientes" de que la reapertura llevará a la reestructuración "del 90 por ciento" de la deuda en default en 2001, y este porcentaje "pulverizaría el argumento de que la oferta argentina es inaceptable".

En conferencia de prensa, Cristina Fernández rechazó que los retrasos en la creación del Fondo del Bicentenario, afecten la operación de canje. "No afecta en absoluto", respondió la Presidenta al ser consultada y agregó que el país tiene "48.000 millones de dólares en reservas y la decisión de su gobierno de seguir en la senda del crecimiento".

En tanto el ministro de Economía descartó que existan impedimentos de la SEC (órgano regulador del mercado estadounidense) para continuar con el proceso de reapertura. "Está avanzando a toda marcha y a todo ritmo", dijo Boudou, quien manifestó su confianza en "terminar con la operación en la primera semana de febrero". El funcionario confirmó que el próximo viernes hará una nueva presentación en la SEC. Según explicó, el proceso, luego de que lance la oferta, se prolongará "por no más de un mes".

Comentá la nota