Contra la reforma política

"Una reforma política solo puede llevarse a cabo con un amplio consenso que involucre a las fuerzas políticas porque forma parte de las normas de convivencia de la política bien entendida, por lo tanto no se puede imponer, ni pretender avanzar sin acuerdo", opinó Romero.
"Hay que analizar la letra chica del proyecto, porque es por lo menos curioso, que quien destruyó los partidos políticos en Argentina ahora entienda que son la columna vertebral de la democracia". "Fue el kirchnerismo el que dividió a los partidos y las consecuencias de esa división la hemos padecido los peronistas y los radicales", dijo.

Comentá la nota