Contra lo previsto, los bancos encaran el 28-J sin el nerviosismo de los ahorristas

A pesar de que las semanas previas a una elección suelen provocar cierta "inquietud" en los ahorristas, los banqueros explican que el panorama actual aparece bastante más tranquilo que el esperado: se redujeron las expectativas de devaluación y el nivel de los depósitos a plazos fijos se mantuvo estable, en mayo, por segundo mes consecutivo
Los bancos llegan a las elecciones con un escenario mucho más optimista del que jamás hubieran imaginado. Los propios ejecutivos y consultoras del sector habían temido, hace no más de dos meses, una estampida ineludible de depósitos, y hasta una corrida del segmento retail sobre el dólar, para las semanas previas a las elecciones, que obligaría a ofrecer retornos bastante más atractivos a los ahorristas. Pero los números del sistema indican que, en estos días, el pronóstico está lejos de cumplirse y el testimonio de los propios banqueros ya da buenos indicios de tranquilidad.

La baja que las cifras del BCRA reflejaron para mayo pasado en los plazos fijos, de $ 1.187 millones, es similar a la del mes más crítico del 2009 (marzo), pero está explicada casi totalmente por la decisión de la ANSeS de rescatar tenencias de los fondos comunes de inversión (FCI) de depósitos a plazo, por unos $ 1.016 millones. De ese modo, el saldo mensual podría considerarse negativo en apenas $ 171 millones, e indicaría que el ritmo de los ahorros cumple su segundo mes consecutivo de estabilización. La situación parece inmejorable, ahora, si se la compara con la que presentían las entidades semanas atrás, respecto de una época considerada –históricamente– de mayor nerviosismo en el sistema, por la incertidumbre electoral.

"Mayo fue bueno desde el punto de vista del retail, y junio viene muy tranquilo. En nuestro caso, casi todos los plazos fijos se vienen renovando, e incluso a nivel sistema se ve que suben más las cajas de ahorro y cuentas corrientes que lo que se va de depósitos a plazo", explicó el gerente financiero de un banco extranjero en el país. Efectivamente, los depósitos transaccionales ganaron el último mes unos $ 665 millones, y ya acumulan un avance de $ 2.200 millones desde fines de marzo hasta hoy. "Mas allá de que los plazos fijos no avancen, es una buena noticia que continúe la mejora en los transaccionales, que están muy atados a la economía real, y que podrían indicar que estamos muy cerca de alcanzar un piso en la caída del nivel de actividad. Las cosas no se sienten como en marzo", se entusiasmó el analista de una consultora local.

Lo cierto es que las perspectivas que se tienen para las semanas previas al 28 de junio son bastante más alentadoras, y no incluyen en el escenario una obligada suba de tasas, ni una fuga masiva de ahorros, ni una corrida sobre el dólar. "La expectativa de devaluación ha bajado significativamente, y antes cualquiera hubiera dicho que esperaba una caída en los ahorros. Pero ahora, concretamente, no esperamos ningún movimiento catastrófico, y el crecimiento está cerca de 0. Lógicamente, antes de las elecciones algo de incertidumbre que juegue en contra va a haber, pero aún si cayeran unos $ 700 u $ 800 millones, como esperamos, no sería una mala noticia, dado que hace mucho hubiéramos hablado de una caída de unos 3.000 millones para junio", razonó un analista.

Una baja en ese orden podría considerarse moderada si se la comparara con los $ 1.110 millones que retiraron los ahorristas en los días de junio previos a las elecciones presidenciales del 28 de octubre de 2007, en un contexto político notablemente más predecible. "Todo acto eleccionario tiene una connotación de ruido económico, pero el de hoy es otro panorama. El de 2007 estaba todo floreciente, y hoy en cambio está todo deprimido. Uno preveía mucha caída para estas semanas, y hoy no se ve que esté pasando tanto", explicó el director de Notibancos, Gustavo Giraldez.

Por la misma razón, el analista explica que no se percibe una variación en las tasas pasivas. "Las condiciones están dadas para que no sufran mucha variación. El dólar frenó su caída, y el que quería dolarizarse ya se dolarizó. No hay quien quiera profundizar la cartera en dólares", agregó. La Badlar en los bancos privados (la tasa a 30 días para depósitos mayoristas) sigue apenas debajo del 13%.

Comentá la nota