Continuarán los arreglos en San Luis a un mes del temporal

La intensa lluvia del 24 de diciembre causo daños generalizados en la ciudad. Reparar baches y sacar la arena de las calles son las acciones que aún debe realizar la Municipalidad.

San Luis aún padece las secuelas del violento temporal que tuvo lugar en la madrugada del 24 diciembre del año pasado. El director general de Vialidad Municipal, Gustavo Zavala, informó que su área continúa con las tareas de arreglo de la infraestructura de la ciudad, que implican básicamente la reparación de baches y el retiro de arena de las calles.

"No es fácil dejar conformes a todos los vecinos, que a veces piensan que la Municipalidad no hace mucho por ellos. Deben tener en cuenta que la ciudad ha crecido mucho y representa un área de trabajo muy grande. Eso explica porqué los reclamos no son atendidos con tanta rapidez" dijo Zavala, quien además informó que actualmente el personal a su cargo está abocado a la reparación de las calles de tierra del barrio Cerro de la Cruz, particularmente afectadas por las correntadas que bajaron con el temporal.

Zavala señaló que San Luis ha podido alcanzar la normalidad después de la emergencia, y que el retraso para atender los reclamos es una consecuencia de la inusitada intensidad que mostró el fenómeno climático. "El del 24 de diciembre es un temporal que se da cada tanto. No lo digo yo, lo señalan las estadísticas. Llovieron más de 100 milímetros en poco más de dos o tres horas. No hay ciudad que pueda soportar una lluvia así" expresó.

Los depósitos de arena dejados por el agua representan uno de los inconvenientes más recurrentes que encuentra Vialidad Municipal cuando encara la limpieza de las calles. En el barrio Eva Perón, sólo en una esquina, retiraron hasta cinco camiones repletos de arena.

La gran cantidad de daños materiales que dejó el temporal forzaron al Municipio a la contratación de máquinas adicionales (dos palas chicas, una grande y una motoniveladora) por espacio de 20 días a partir del mismo 24 de diciembre. Durante las primeras semanas después del aguacero trabajaron en las calles puntanas hasta 200 personas; actualmente el personal que realiza reparaciones está conformado por 60 empleados.

El titular de Vialidad remarcó que en el Santa Rita, uno de los sectores en donde el agua erosionó las calles e impidió la entrada al barrio, los problemas están "prácticamente solucionados". Más tiempo llevará componer el inconveniente que se verifica en una cuadra completa de la calle Marcelino Poblet, en el barrio Jubilados, donde el ímpetu de la corriente levantó la carpeta asfáltica. "Es un arreglo que no podemos hacer inmeditamente y que será ejecutado en el transcurso de los meses" reconoció.

Comentá la nota