Continúan usurpadas las viviendas pero hay principio de acuerdo para el desalojo

A una semana y media de la usurpación de viviendas en construcción en el Gran Resistencia, el gobierno junto a la Fiscalía de Investigaciones avanzó en acuerdos con los ocupantes ilegales para ir solucionando el conflicto e iniciar el desalojo.
En este contexto desde el martes se iniciaron intensos censos en cada uno de los barrios para determinar la situación de cada una de las familias que usurparon las casas, tratando de contemplar los casos especiales para ir solucionando en primer término.

El vocal del Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda (Ipduv) Fabricio Bolatti, reconoció ayer a NORTE que “en el transcurso de la semana hay muchas chances de resolver la situación”, haciendo hincapié en que se está tomando especial atención en resolver los casos más urgentes.

El funcionario hizo saber que en total fueron 300 las casas en ejecución usurpadas, de las cuales 166 ya están siendo desocupadas a partir de acuerdos a los que se arribaron con las distintas familias. “Se acordó la salida, la cual se cumplirá entre este fin de semana y el lunes, pero nos falta resolver la situación de 140 viviendas”.

Cabe destacar que los casos aún por acordar es justamente el de las viviendas ubicadas en Barranqueras donde Bolatti reconoció que existen varios casos especiales de familia numerosa y con hijos discapacitados. Asimismo explicó que de ese total de viviendas algunas no tienen ni siquiera un metro de pared levantada con lo que dan por descontado una salida en esos casos y en el resto se trabaja en la recolección de información porque la gran mayoría es gente que realmente está inscripta en Vivienda y que como habían denunciado nunca han salido adjudicados. “Vamos a dar garantías y de esta manera llegar a un acuerdo también con estas familias”.

La situación

En Barranqueras los ocupantes ilegales de las viviendas, reconocieron que el martes por la mañana se iniciaron censos los cuales recién terminaron el viernes. “Funcionarios de Vivienda estuvieron reuniéndose con nosotros y se comprometieron a analizar cada uno de los casos con la finalidad de saber la situación social y económica de las familias”, expresó Karina Peralta. “Se habló también de resolver los casos más especiales de manera inmediata y en tanto que el resto a mediano y largo plazo, y son esos temas sobre los que tenemos que seguir dialogando”.

Los mismos ocupantes de las viviendas ayudaron al trabajo y tienen elaborado su propio censo y planos de cuáles son las casas que están ocupadas y el grupo familiar que la compone. Este trabajo realizado por José Balcarce es también parte del interés de la gente en que se solucione la situación de cada uno. “Hay buena predisposición del gobierno para encontrar una solución y las conversaciones están encaminadas”, señaló Balcarce. Los ocupantes valoraron la posición tomada por el gobierno provincial en interiorizarse de cada uno de los casos y trabajar en el lugar.

Sin polémica

En los barrios linderos a las viviendas usurpadas, ayer creció el temor por las advertencias efectuadas por la Uocra durante una manifestación de que estaban dispuestos a desalojar las casas. Los usurpadores evitaron hacer comentarios sobre las amenazas y solamente se limitaron a sostener que “estamos consensuando llegar a una solución”, al tiempo que resaltaron que “no somos personas violentas y dudamos que pueda haber algún enfrentamiento”. Por otra parte informaron que hay casas que están ocupadas que se sigue avanzando en la construcción, “lo que demuestra que no somos ladrones”.

Comentá la nota