Continúan las suspensiones de petroleros.

La Cámara que nuclea a pequeñas y medianas empresas neuquinas informó que en los últimos días fueron cesanteados otros 166 operarios.

Se reunieron con el Ministerio de Trabajo de la Nación y las empresas operadoras.

Cutral Co > Ciento sesenta y seis operarios se sumaron a la lista de personal suspendido desde el inicio de las gestiones de la Cámara de Emprendimientos Industriales Petroleros y Afines (CEIPA) por el sostenimiento de las fuentes de empleo en las pymes petroleras neuquinas.

Si bien las gestiones de CEIPA en Neuquén y en Buenos Aires han dado buenos resultados, la situación de las empresas que agrupa desmejoró en las tres últimas semanas. Al inicio los dirigentes de CEIPA mencionaron que había 600 trabajadores suspendidos en condición de ser despedidos, esa cifra ahora es de 776 personas.

Ricardo Celli y Marcelo Volonté, dirigentes de la Cámara, viajaron a Buenos Aires donde se reunieron con las principales operadoras de la industria a instancias del Ministerio de Trabajo de la Nación. En el encuentro participó la secretaria de Trabajo, Noemí Rial, CEIPA y el presidente de la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH), Javier Melcer, en nombre de YPF, Apache, Pluspetrol, Pan American y Chevron .

“Primero les explicamos nuestro origen, cómo surgimos después de la privatización de YPF. La mayoría ignoraba esa historia salvo el representante de Repsol que vivía en Plaza Huincul en ese entonces. A partir de allí les hicimos conocer nuestros reclamos”, dijo Ricardo Celli, de CEIPA.

Quedó claro para los empresarios neuquinos que deberán solventar un mes más los sueldos del personal suspendido “porque no nos pueden incluir ahora en la Resolución 62, que responsabiliza de ese personal a las operadoras”, explicó el dirigente. La resolución vence el próximo 31 de marzo y es posible que se extienda por la continuidad de la crisis.

“Nos aconsejaron desde el ministerio que ingresemos todos a través de la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales, porque ellos ya están incluidos en la resolución actual”, comentó Celli.

Para los emprendimientos petroleros neuquinos será cuestión de sobrevivir hasta que se firme la extensión, a fines de marzo. “Pero también debemos generar nuevas perspectivas de trabajo, porque no podemos solamente depender de que las operadoras paguen los sueldos de los suspendidos”, dijo el gerente de HEPIP. “Esperamos una acción más firme del gobernador (Jorge Sapag) en defensa de las empresas neuquinas”, destacó.

Desde el Ministerio de Trabajo se les ofreció la incorporación al programa REPRO, que consiste en la financiación del 50% del sueldo del personal suspendido por parte del Gobierno. “Pero tiene un techo de 600 pesos y esa cifra no es el 50% de un sueldo de nuestros trabajadores, eso lo explicamos”, dijo Celli.

Comentá la nota