Continúan los problemas y las quejas

Los reclamos están vinculados a problemas en la zona de embarque, carencias en el área de bomberos y en el estacionamiento.

Neuquén > El aeropuerto internacional Juan Domingo Perón de esta ciudad presentaría desperfectos en sus instalaciones y le faltarían elementos que son imprescindibles para su correcto funcionamiento, según confirmó a este medio una fuente cercana a la aeroestación.

Interferencias permanentes en el micrófono que comunica al operador de la torre de control con los pilotos y carencias en el área de bomberos serían sólo algunos de los problemas que existirían actualmente, además de los constantes reclamos de los usuarios por las demoras en los vuelos.

Lo cierto es que los usuarios que transitan diariamente por las nuevas instalaciones del Juan Perón, si bien rescatan los avances en su interior siguen mostrando signos de resignación por la ausencia de un óptimo servicio integral.

Los pasillos cuidadosamente amplios, las paredes vidriadas que regalan a los visitantes una vista panorámica de Neuquén y los asientos y mostradores de un color metalizadamente moderno, constituyen algunas de las características del refaccionado aeropuerto, que algunos pasajeros denominan de “lujo”. Sin embargo, la aparente norma no se cumpliría en aquellos espacios donde la mirada de los usuarios no tiene acceso.

“El micrófono de la torre de control funciona desde hace meses con interferencias permanentes. Si uno ingresa puede verlo artesanalmente encintado”, sostuvo la fuente mencionada, quien agregó que el dispositivo tiene como finalidad la transmisión de los mensajes entre el piloto que desciende en su avión y el operador”, con el objetivo de generar un descenso exitoso.

No obstante, la torre de control no sería la única área con falencias instrumentales. “El camión de bomberos no contiene la espuma que se utiliza como agente extintor en caso de incendio”, advirtió, al tiempo que explicó que el personal tampoco tendría la indumentaria especial para trabajar. “La que tienen no corresponde con su talle y por eso no todos usan la vestimenta reglamentaria”, afirmó.

Desde el interior del aeropuerto también señalaron que en mayo habrían instalado un radar estratégicamente ubicado que alcanzaría los 400 kilómetros de distancia. “Otro radar esta en el aeropuerto de Ezeiza. Ellos pueden obtener toda la información que desde Neuquén se envía pero la base Juan Domingo Perón no es beneficiaria de este servicio por no poseer el equipo que muestra los datos”, se dijo.

Temperatura ambiente

Entre los repetitivos reclamos que hacen los usuarios vuelve a escena la ausencia de la temperatura mínima que debería existir dentro del edificio de acuerdo a la estación del año.

Según la fuente consultada, el aeropuerto de Neuquén no contaría con esta descripción ya que -según advirtió- existen aire acondicionado y calefacción, pero éstos sólo se encenderían en las áreas de espera y del Check-in. “El resto de los ambientes se mantienen a temperatura ambiente durante todo el año”, expresó.

Los retrasos de las líneas aéreas forman parte del reclamo constante de los usuarios. “El aeropuerto esta muy bien pero siempre hay demoras en los vuelos. Al final uno toma este medio porque es más rápido y tiene que esperar”, se quejó un pasajero, quien acotó que “la semana pasada hubo tres demoras en los vuelos”.

A esto se le suman aquellas quejas que los pasajeros vienen expresando desde hace tiempo.  Las interminables colas que deben realizar previo al embarque es una de ellas. Es que los pasajeros de las líneas áreas LAN y Aerolíneas Argentinas -empresas con vuelos diarios a Buenos Aires-  forman una misma cola. “En más de una oportunidad, las azafatas vienen y comienzan a llamar por aerolínea para aligerar el paso”, expresaron.

Además de la incómoda espera, quienes viajan deben soportar  los malos olores, que provienen del baño ubicado  frente al sector del Check-in. “Siempre es el mismo aroma, debe ser un problema de cloacas, pero deberían solucionarlo porque es constante”, afirmó un pasajero.

Altos costos y Wi-Fi pago

Neuquén> Los elevados precios de la confitería del aeropuerto de esta ciudad generan quejas constantes entre los usuarios de la estación. A esto se le suma el pago que deben efectuar los interesados en usar Internet.

Es que el servicio de Internet inalámbrico (Wi-Fi), usualmente gratuito en la mayoría de los aeropuertos, en el Juan Perón es pago. Y el servicio se puede adquirir sólo a través de la compra de una tarjeta en el único locutorio del lugar.

Enojos por el estacionamiento

Neuquén > Sólo 30 minutos de demora entre dos vuelos alcanzan para generar una congestión en la casilla de salida del estacionamiento. “Hay una sola casilla que registra el pago de los vehículos particulares,    -los taxis tienen una salida preferencial-. La demora de más de 200 personas se vuelve prolongada. Y lo peor de todo es que el monto según el tiempo de estadía en el lugar se incrementa a la hora de salir”, advirtió un pasajero.

“La playa no es segura y en dos ocasiones, cuando me iba a subir  al auto se acercó un sujeto a pedirme monedas, frente a mi negativa el hombre se mostró de un modo acosador. Tuve miedo en ambas ocasiones y no había nadie cerca a quien recurrir”, advirtió una pasajera.

Comentá la nota