Continúan las investigaciones por el faltante de morfina en el Hospital Santamarina

Si bien a nivel judicial se siguen tomando testimonios, lo cierto es que no se ha avanzado con pasos concretos, a pesar del desarrollo de la investigación. Por otra parte desde el ámbito municipal no se tomará medida alguna hasta que se expida la justicia. El trabajador esta suspendido provisoriamente de sus funciones, ya que hay una denuncia penal de por medio.
Lo que se procura dilucidar en el caso, es si la morfina faltante fue desviada por el sindicado para la paciente denunciante, o tomó otra vía.

La paciente denunciante se había acostumbrado al uso diario de este calmante, por las secuelas que sufría luego de una intervención quirúrgica para la colocación protésica en sus mamas.

Previo a la denuncia (noviembre de este año), se generó un fuerte cuadro de excitación de la mujer, que al no conseguir el medicamento, no podía soportar el dolor.

Hasta allí, en lo que se refiere al uso (bien o mal) de la dosis de Morfina, es una cuestión puramente personal y médica entre la paciente y quien le recetó el uso de esas ampollas.

Lo que surgió a partir de esta situación es que, un empleado le entregaba el medicamento a la mujer, en forma periódica, por lo que se inició una investigación para establecer si se trata del desvío del medicamento desde el área de infectología, o si su venta no era ingresada a las arcas del nosocomio.

La diferencia es que, de confirmarse el último caso, estaríamos ante una estafa al erario público y el responsable no solo podría ser sancionado administrativamente, sino penalmente.

Comentá la nota