Continúa el revuelo entre los diputados del FpV

Raúl Pérez pende de un hilo. Para revindicarse intentará publicar una solicitada en apoyo a la reasunción de Néstor Kirchner. Scioli fue contundente con el diputado tras enterarse de las críticas. La movida hasta ahora no modificaría el resultado. Mientras tanto, en el sciolismo analiza la posibilidad de Varela para sucederlo.
Después de la hecatombe surgida tras la reunión realizada en Pinamar -en donde se vertieron fuertes críticas a Daniel Scioli y a Néstor Kirchner- sobran las especulaciones en torno a posibles cambios en la presidencia del bloque en la Cámara de Diputados bonaerense.

Dicen que el ex presidente de la Nación habría pedido la cabeza del jefe del bloque del FpV-PJ, Raúl Pérez. Lejos de una autocrítica, querría el patagónico aleccionar a los díscolos.

Desde el Ejecutivo provincial, indignados con los cuestionamientos realizados en aquel almuerzo a la gestión del Gobernador, dicen que el platense (aliado del opositor intendente Pablo Bruera) "debería dar un paso al costado". No obstante, aguardarán hasta marzo para ver si los cuestionamientos impactan o no en la dinámica legislativa.

Tras la vuelta del Gobernador, Scioli se reunió con Pérez, y diálogo fue contundente. Palabras más, palabras menos, el mandatario provincial le espetó: "O te revindicas o tomás una decisión".

Por estas horas, el titular del bloque reúne voluntades para publicar una solicitada este domingo con la firma de los 37 diputados en apoyo a la reasunción de Néstor Kirchner como presidente del PJ. Sin embargo, sabe que dicha solicitada no modificaría el resultado.

Por un lado, se habla de la posibilidad de que Fernando Chino Navarro vuelva a la titularidad de la bancada. "No. Es demasiado K y ya pasó el momento de los movimientos sociales", refutan algunos.

Por otro lado, suena para ocupar el cargo Jorge Varela. "Es PJ, es del Conurbano; ocupó todos los cargos y juega bien con nosotros", dicen en el sciolismo.

En simultáneo, muchos desconfían de lo provechoso que puede llegar a ser impulsar un corrimiento de Pérez, teniendo en cuenta que arrastraría consigo a cinco o seis diputados, lo que dejaría al oficialismo en una situación compleja.

Con 37 diputados, el peronismo dejó de ser mayoría, y está obligado a recurrir al apoyo de la oposición para el tratamiento de proyectos. "En definitiva, en una eventual partida del Cabezón, con los primeros que tendríamos que ir a negociar después sería con ellos", razonan en el gobierno.

Comentá la nota