Continúa refuerzo de inmunización contra la fiebre amarilla en Posadas

La directora de Atención Primaria de la Salud de la Municipalidad de Posadas, Thelma Róttoli, dijo a Noticias que se intensificaron las campañas para prevenir esta enfermedad vectorial en Posadas.
Por ello, subrayó que la vacuna “es la principal herramienta para enfrentar este mal”, agregó. A su vez, recalcó que las medidas ambientales también contribuyen para controlar las fuentes productoras del mosquito, porque de esta manera se contribuye mucho a reducir el contagio de estas enfermedades. En tal sentido, la funcionaria contó algunas acciones cotidianas que se pueden realizar para impedir la presencia y reproducción del mosquito en las viviendas: “Descartar los recipientes que contengan agua estancada, tanto dentro como fuera de su casa, remover el agua de canaletas y recodos, y renovar el agua de floreros, peceras y bebederos de animales al menos cada tres días. También se debe desechar los objetos inservibles que estén al aire libre y en los que se pueda acumular agua de lluvia”. La acumulación de agua estancada es el lugar propicio para el criadero de mosquitos, por lo tanto si se toman algunas medidas es posible disminuir su desarrollo y expansión. La fiebre amarilla es una enfermedad infecciosa aguda de origen viral, que tiene una duración breve y gravedad variable. “La infección puede progresar hacia la denominada etapa de intoxicación con síntomas de insuficiencia hepato-renal, con hematemesis, melena y otras manifestaciones hemorrágicas”, explicó. Para concluir, Róttoli, indicó que la vacunación es gratuita en hospitales y centros de salud. Los centros de vacunación dependientes de la municipalidad posadeña se encuentran en los CAPS: San Marcos (Juan José Pasos y Calle 154), Latinoamérica (Azurduy y calle 187); Las Rosas (Santa Cruz y Aguado); Dos de Abril (Av. 115 y Andresito); San Gerardo (Chacra 128, calle 166 y 167). Además, se encuentran los centros móviles en la Terminal de Ómnibus de la capital misionera.

Comentá la nota