Continúa la purga de "fidelistas" en Cuba

Raúl Castro despidió a los vicepresidentes Osmany Cienfuegos y Pedro Miret, dos líderes históricos de la revolución, como parte de una profunda reestructuración. Los cambios son luego de la renuncia de Lage y Pérez Roque, funcionarios claves del gobierno de su hermano
Se trata de dos de los seis vicepresidentes del Consejo de Ministros, de peso histórico pero bajo perfil público.

El decreto firmado por Raúl Castro el 2 de marzo, pero divulgado ayer no aclara los motivos de los despidos de Cienfuegos y Miret.

Sus salidas del gobierno fueron anunciadas tres semanas después de que Castro destituyera a una decena de sus ministros, entre ellos al canciller Felipe Pérez Roque y al vicepresidente Carlos Lage, dos de los dirigentes de mayor proyección en Cuba, acusados de cometer "errores" todavía no aclarados.

Cienfuegos, de 78 años, es hermano del histórico comandante Camilo Cienfuegos, que murió a comienzos de la revolución en un accidente aéreo.

Hasta fines de la década de 1990 fue ministro de Turismo. Miret, de 82 años, acompañó a Fidel Castro en el asalto al Cuartel Moncada en 1953 y participó en la expedición del yate Granma de 1956, dos de las gestas más importantes que llevaron a la revolución.

Raúl Castro, quien sustituyó hace un año en la presidencia a su enfermo hermano Fidel, dijo a comienzos de marzo que los cambios en su gabinete buscaban hacer más compacto y funcional al gobierno y perfeccionar el sistema socialista en la Isla.

El cubano había dicho que no descartaba otros cambios en su gabinete este año. Su hermano Fidel Castro ha acusado a Pérez Roque y a Lage de jugar un "papel indigno". Ambos dirigentes reconocieron después que cometieron "errores" en sus cartas de renuncia.

Comentá la nota