Continua la prevención del dengue en la Capital

La Secretaría de Salud de la Capital continua con un control y monitoreo con la correspondiente toma de muestras para determinar la presencia o no de huevos y/o larvas del dengue en el predio del cementerio. Las acciones comenzaron ayer, continuando hoy y mañana viernes.

Esta actividad forma parte de las acciones que se realizan desde el municipio en forma articulada y coordinada con otras áreas del municipio y de la provincia para prevenir la proliferación del insecto transmisor del dengue.

El predio del cementerio es considerado como sitio crítico para el desarrollo de los mosquitos debido a la presencia de una gran cantidad de recipientes capaces de acumular agua, los cuales favorecen la propagación de criaderos.

En este sentido desde la Municipalidad, se vienen llevando adelante acciones preventivas y permanentes en el cementerio, el cual permanece cerrado los días lunes en el horario de 7 a 14 hs. para realizar los trabajos pertinentes que incluyen desinfección semanal, desmalezado y la limpieza general en todo el predio.

Recomendaciones

Es importante que la comunidad en su conjunto adopte hábitos saludables, controlando principalmente las viviendas, ya que representan el principal sitio en donde se detectan los criaderos.

Se recomienda a los vecinos eliminar todo objeto capaz de retener agua que se encuentre a la intemperie, tales como tachos, botellas vacías, latas, envases de plástico y demás elementos que puedan almacenar agua, especialmente en estas épocas de lluvia. Es necesario además, que en caso de poseer tanques o tachos que sean utilizados como reservorios de agua para uso familiar, sean tapados herméticamente a fin de evitar el ingreso de mosquitos en su interior. Los baldes, tachos y otros objetos que no se pueden tirar deberán ser puestos boca abajo a fin de impedir que acumulen agua. Se deben revisar también los desagues de los techos y patios, manteniéndolos libres de elementos que impidan el adecuado drenaje y generen estancamientos de agua, lo que podría convertirse en un factor de riesgo. Es importante entonces, controlar las pérdidas de agua y realizar el desmalezado periódico de patios y jardines.

Las piletas de natación no representan gran riesgo si el agua es tratada y se le realiza un mantenimiento adecuado. En caso de que las piletas no sean usadas por varios días se recomienda eliminar el agua a fin de evitar que puedan convertirse en criaderos.

Comentá la nota