Continúa la polémica por los concursos derogados “El municipio no es una fábrica”

Desde ATE y el Sindicato de Trabajadores Municipales volvieron a mostrar preocupación por el futuro laboral de los empleados que concursaron a fines del año pasado.
En conferencia de prensa, anunciaron además que en mesa paritaria solicitaron al gobierno un incremento salarial no remunerativo.

La Asociación de Trabajadores Estatales (ATE) y el Sindicato de Trabajadores Municipales brindaron el miércoles una conferencia de prensa en el local que el último de los gremios tiene en la calle Alsina.

El tema convocante fue la actualidad de las negociaciones que mantienen con el Departamento Ejecutivo en la mesa paritaria. En el marco de ese espacio, del que también participa el Sindicato de Empleados Municipales, la cuestión salarial y los concursos que la intendenta dejó sin efecto a comienzos de este año continúan siendo los principales puntos de discusión.

Sobre la segunda de las cuestiones, el gobierno informó a los gremios que entre marzo y abril del próximo año se realizarán los concursos que la actual gestión decidió dejar sin efecto por considerar que estaban plagados de irregularidades.

Esas compulsas, que tuvieron lugar días antes de finalizar la gestión encabezada por Miguel Prince, involucran a un total de 72 trabajadores.

Juan Paulacci, secretario gremial del Sindicato de Trabajadores Municipales, dejó en claro que la entidad “no va a aceptar que los trabajadores vuelvan a concursar. Insistimos en que se respete la estabilidad laboral”.

Los gremios recordaron que los empleados que ingresaron al plantel municipal por medio de esos concursos ya cumplieron un año de trabajo, algo que según la Ley de las Municipalidades garantiza su continuidad laboral.

“El municipio no es una fábrica, sino que depende de los impuestos de la gente. En caso de echar a estos trabajadores, se va a llenar de juicios y se los vamos a ganar a todos.

Cada juicio contra la Municipalidad lo tenemos que pagar todos. La continuidad laboral está garantizada por ley, si una decisión equivocada del gobierno produce un enfrentamiento, la Municipalidad va a perder los juicios en su contra”, adelantó Paulacci.

Jorge Zabalo, de ATE, se manifestó en términos similares al expresar que “nosotros tenemos una postura donde decimos no estar de acuerdo con la medida tomada por el Ejecutivo municipal”.

Sobre el posible desenlace que tendrá la situación generada a partir de la derogaración de los concursos, los dirigentes gremiales prefirieron ser cautos. De cualquier manera, Zabalo marcó que “la preocupación entre los trabajadores municipales va a en aumento. Como dirigentes gremiales llevaremos adelante lo que los compañeros decidan”.

Paulacci, en tanto, recordó que “el tema de los concursos empezó en enero del año pasado. Primero iban a realizarse nuevamente en junio, después en octubre. No se va a permitir que los compañeros que concursaron queden en la calle. Tienen que respetar la ley que es lo que corresponde, más allá de cualquier capricho”.

LA CUESTIÓN SALARIAL

La otra discusión presente en las negociaciones paritarias está relacionada con la cuestión salarial. En este sentido, los gremios solicitaron al gobierno un aumento no remunerativo o el pago de un doble aguinaldo, hasta tanto el municipio esté en condiciones de atorgar una suba en los sueldos.

“El próximo presupuesto establece 25 millones de pesos más. Esperamos que se tenga la intención de mejorar el sueldo de los trabajadores. No podemos hablar de un aumento de sueldo porque estamos cerrando el año y el tema de los concursos nos llevó mucho tiempo”, explicó Paulacci.

En las negociaciones, el único de los tres gremios involucrados que estableció un monto fijo fue el Sindicato de Empleados Municipales. Propuso un incremento por única vez de $800. Por estos días, desde la Secretaría de Gobierno se analiza el pedido. La semana que viene habrá una nueva reunión.

Peñalba contra Rosso

En la conferencia del miércoles, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Enrique Peñalba, volvió a referirse a lo que considera una persecución del Ejecutivo a los empleados públicos.

“La persecución es un hecho desde que está este gobierno. El día lunes pasado echaron a cuatro compañeros. Es una persecución que existe contra los trabajadores municipales, pensando que son de Prince. Se tienen que dejar de joder persiguiendo trabajadores”, dijo Peñalba.

Comentá la nota