Continúa el malestar en el Puerto a pesar de la conciliación obligatoria

La medida fue dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación. Los empresarios advirtieron que podría haber suspensiones de personal. El SOMU continuará con lo que denominó como un "boicot internacional". El conflicto impide la descarga de contenedores y afecta otras operaciones.
El Ministerio de Trabajo de la Nación dictó ayer la conciliación obligatoria en el conflicto que mantiene paralizadas las exportaciones de pescado marplatenses a raíz de una medida de fuerza llevada adelante por el Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU).

La medida, a la que tuvo acceso LA CAPITAL, fue recibida con cautela por el sector privado, desde donde se consideró que podría no ser lo suficientemente amplia como para solucionar definitivamente el conflicto.

Por otra parte, los titulares de las tres cámaras con presencia en la ciudad advirtieron en conferencia de prensa que en caso de mantenerse el conflicto "se cortará la cadena de pagos" lo que acarrearía "consecuencias gravísimas para las empresas y la ciudad en general". Específicamente afirmaron que en una primera instancia se verán obligadas a suspender las salidas de los buques para tareas de pesca y, posteriormente, al personal en tierra.

A todo esto el el líder nacional del SOMU, Omar "Caballo" Suárez, afirmó a LA CAPITAL que no acatará la orden nacional dado que "esto no es un paro sino un boicot internacional" (ver aparte).

El conflicto se inició a mediados de septiembre, cuando el SOMU decidió negar el servicio de traslado de contenedores en el Puerto de Mar del Plata, medida que comenzó a aplicar el 30 de ese mismo mes.

Durante las semanas siguientes el pescado marplatense salió de Mar del Plata por vía terrestre hasta Capital Federal, donde eran embarcado con destino a los distintos mercados del mundo.

Sin embargo,el conflicto se agravó el viernes pasado cuando el SOMU decidió hacer extensiva la medida de fuerza a todos los puertos del país, con lo que las exportaciones quedaron definitivamente paralizadas.

Respuesta empresaria

La repuesta empresaria a este nuevo cuadro de situación fue brindada ayer en conferencia de prensa por Fernando Manuel Rivera, represente de la Cámara de la Industria Pesquera Argentina -Caipa-, Oscar Fortunato, por el Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas -CEPA- y el ingeniero Darío Sócrate, de la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura.

En la oportunidad se dio lectura a un comunicado en el que

las tres entidades recalcaron que "no son de nuestra responsabilidad las consecuencias que puedan producirse por las medidas de acción directa decretadas por el SOMU".

El texto comienza recordando que "la industria pesquera

exportó 1.104.018.000 de dólares durante 2007" y que de ese total, las empresas de Mar del Plata aportaron 400 millones.

Añadieron que "la medida de fuerza que impide la exportación de productos pesqueros, decretada por el SOMU ocasiona un grave daño a la credibilidad del país como exportador, ya que no se cumplen los compromisos asumidos de exportación".

"La consecuencia natural de ese incumplimiento -continuaron-, es que los clientes del exterior dejan de lado a los exportadores no confiables y los reemplazan por otros que sí cumplan con sus compromisos".

"Sin exportaciones, la industria pesquera no tiene ventas, ya que las mismas representan el 90% del total que realizan -reflexionaron-. Sin ventas no hay ingresos, y por lo tanto, la consecuencia en la ruptura de la cadena de pagos".

En este contexto advirtieron que si lo anterior ocurre "en momentos en que todo el comercio mundial se encuentra afectado por la crisis económica mundial, las consecuencias para las empresas son gravísimas".

"Ante la falta de ingresos -describieron-, las empresas deberán comenzar a suspender la salida de los buques a realizar tareas de pesca, con lo que el Sindicato que dice representar al personal de marinería de esos buques, les está causando un grave perjuicio, ya que como ese personal percibe sus salarios en relación a las capturas que realiza, se quedarán sin ingresos".

Asimismo destacaron que "como consecuencia de la suspensión de salida de los buques, las empresas deberán comenzar a suspender a su personal de planta, ya que no tendrán tareas para realizar ante la falta de materia prima, lo que también perjudicará en forma grave los ingresos de los mismos.

Asimismo recordaron que "la actividad pesquera de Mar del Plata, ocupa directa e indirectamente a unas 30.000 personas por lo que es fácil deducir las consecuencias que tendrá para la economía de la ciudad".

En diálogo con LA CAPITAL, Rivera dijo desconocer la conciliación obligatoria dictada por la Nación pero aclaró que "según trascendidos, no sería una medida suficiente como para solucionar el conflicto".

"Según tenemos entendido, es una conciliación para que se levante la medida del SOMU con los remolcadores, pero eso no soluciona todo el problema -dijo-. Para hacerlo debe abarcar a todas las partes involucradas en el conflicto".

Ordenan al SOMU prestar servicios de manera "normal"

El SOMU fue intimado ayer a dejar sin efecto durante un plazo de diez días "toda medida de acción directa que estuviesen implementando o tuvieran previsto implementar, prestando servicios de manera normal y habitual". Asimismo el gremio fue citado a una audiencia prevista para el 24 del corriente, junto con la Cámara de Armadores de Remolcadores.

Así surge del texto que en la víspera elaboró la Dirección Nacional de Relaciones del Trabajo, dependiente del ministerio de Trabajo de la Nación, y al que tuvo acceso LA CAPITAL.

La medida dispone "encuadrar en el marco de la ley 14.786, a partir de las 12 del 18 de noviembre de 2008, el conflicto entre los trabajadores representados por el Sindicato Obreros Marítimos Unidos -SOMU- en las empresas representadas por la Cámara de Armadores de Remolcadores".

A continuación se da inicio a un período de conciliación obligatoria por diez días y se intima a la entidad gremial "a dejar sin efecto (...) toda medida de acción directa que estuviese implementando o tuvieran previsto implementar, prestando servicios de manera normal y habitual".

Por su parte se intima a las empresas integrantes de la cámara empresaria a "abstenerse de tomar represalias de ningún tipo con el personal representado por la organización sindical ni con ninguna otra persona, en relación al diferendo planteado, retrotrayendo la situación a la existente antes del conflicto".

Más adelante se exhorta a las partes a "mantener la mejor predisposición y apertura para negociar los temas sobre los cuales mantienen diferencias y contribuir, de esa manera, a la paz social y a mejorar el marco de las relaciones laborales en el seno de la empresa involucrada".

"No pueden dictarnos una conciliación obligatoria"

El secretario general del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) Omar Suárez rechazó ayer la aplicación de una conciliación obligatoria en el conflicto que mantiene con las cámaras pesqueras marplatenses con el argumento de que su gremio no está llevando a cabo una medida de fuerza.

"Lo que hay es un boicot internacional contra la industria pesquera marplatense, no un paro" afirmó Suárez, quien aseguró que su gremio continuará bloqueando la salida de contenedores con pescado desde cualquier puerto del país. "Esto recién comienza" añadió Suárez, quien describió que "hoy (por ayer) solamente en Buenos Aires había 400 contenedores (con pescado). Pero si los empresarios no se avienen a firmar un convenio, van a ser muchos más".

En cuanto a la conciliación obligatoria, Suárez relató que "hasta el momento nadie nos informó oficialmente que se haya dictado. Pero tampoco nos interesa, porque legalmente no estamos obligados a acatarla".

"Esto no es un paro sino un boicot internacional -reafirmó Suárez-. Nadie quiere los contenedores marplatenses, ni nosotros ni en Madrid ni en Francia, porque todos saben que es un producto que sale con dumping social".

"Yo soy presidente para Latinoamérica y el Caribe de una institución internacional, la Federación Internacional del Transporte, con sede en Londres, y desde ahí me respaldan" añadió.

"Vamos a ver si los empresarios de Mar del Plata, que al parecer no están obligados a nada a nivel nacional, entran en razones por la presión internacional" continuó Suárez, quien reiteró que "a los trabajadores marplatenses se les está negando un derecho mínimo establecido por la OIT como es contar con un convenio colectivo de trabajo".

Comentá la nota