Continúa el diálogo, pero el acampe también

Las conversaciones entre organizaciones sociales y el gobierno continuaron ayer con algunas dificultades. Lo que perturbó y puso de mal humor a algunos líderes fue que Jorge Capitanich se había comprometido a recibirlos ayer pero finalmente no estuvo.
Anoche, al término de una secuencia de reuniones entre movimientos y funcionarios, los manifestantes mantenían firme la decisión de seguir en la plaza hasta lograr una respuesta para todos los movimientos. La mayoría obtuvo respuestas parciales y que se cumplirá en plazos.

Por la mañana, una mesa conducida por el ministro de Gobierno Oscar Peppo y conformada por funcionarios de varias áreas como el IPDUV, Desarrollo Social y Trabajo sostuvo una reunión conjunta con los 15 líderes en el Salón Obligado de Casa de Gobierno.

Los dirigentes esperaban encontrarse con Capitanich y pese a sus cuestionamientos, no cerraron las puertas al diálogo; aunque sí lamentaron que con esa actitud "se pretendiera dilatar una solución".

El gobierno propuso realizar encuentros con cada organización. Comenzaron después del mediodía y el primer turno fue para el Polo Obrero, mientras que el último, para el movimiento 17 de Julio disidente, que lidera Tito López.

Al salir de la reunión con los funcionarios, el dirigente Daniel García señaló que plantearon sus reclamos y quedaron a la espera porque quien debe resolver es el gobernador y "no estuvo sentado en la mesa como había prometido".

García dijo que el gobierno los volverá a convocar sin que se resuelva nada y ante ese panorama confirmó que el acampe continúa porque el acuerdo de las organizaciones es sostenerlo hasta que se resuelvan los reclamos de todos.

López explicó que a más allá de la falta de respuestas inmediatas el diálogo no se interrumpirá, "vamos a seguir conversando pero el acampe no se va a levantar, nos vamos a ir cuando cada uno salga con soluciones".

El líder afirmó que desde el gobierno les dijeron que esas soluciones podrían llegar a partir del lunes 27, por lo que agregó: "Nos vamos a sentar todas las veces necesarias y vamos esperar todas las respuestas".

Los reclamos

Las agrupaciones sociales coinciden en reclamos como el de tierra y viviendas, además del pedido de renuncia del vicegobernador de la provincia, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, sin embargo difieren las solicitudes sectoriales.

El Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD) pide la reactivación de la producción, con la consecuente generación de fuentes de trabajo, así como la restitución del programa Paicha en El Impenetrable.

El General San Martín reclama por 22 becas sociales, 80 hectáreas, 8 viviendas y nuevo cupo de casas; herramientas y semillas, 50 planes sociales y el pase a planta de jornalizados.

El Movimiento Clasista y Combativo (MCC) quiere que se mantenga el cupo y que se efectivice el pago de junio para planes de entrenamiento laboral y de los puestos en la construcción de viviendas.

El 12 de Junio pide puestos para jornalizados, materiales para viviendas y 40 becas prometidas y el 17 de Julio reclama se cumpla con la entrega de tierra y viviendas prometidas hace dos años, la provisión de materiales y el pago adeudado a quienes construyen viviendas.

CUBa solicita la continuidad de becas y jornalizados, la urgente entrega de materiales para la construcción de viviendas y capacitación para becarios.

La Corriente Clasista y Combativa había acordado la construcción de 1.000 viviendas hace un año, que se harían por etapas de 100 cada tres meses y que en cada una haya cuatro obreros jornalizados. También reclama por 2.000 hectáreas para siembra de algodón, además de herramientas, maquinaria y semillas, entre otros puntos.

Sin cambios

Por la tarde, mientras continuaba la rueda de reuniones con la conducción de las organizaciones que ya habían pasado por el salón Obligado aseguraba que no habría determinaciones, hasta hoy.

"A juzgar como van las cosas, no hay cambios en la decisión de levantar el acampe porque vemos que no hay avances en la respuesta de los compañeros", dijo Tito López a NORTE.

Charo Alcire por el MCC, señaló que las autoridades les concedieron lo urgente: "Nos dijeron que pago de junio para los planes de entrenamiento laboral cobrarían el jueves". Pero sobre modificaciones propuestas en la prestación de ese sector, el gobierno respondió que responderá recién el 27 de julio. "Propusimos adecuar horarios y hasta trabajar en dos lugares si es necesario, porque las responsabilidades que se asumen son mayores a las pagadas y queremos corregir eso", agregó la dirigente.

Por el 12 de Junio, Darío Morel señaló que en principio se les garantizó lo prioritario: el sostenimiento de los puestos de trabajo actuales y que a partir del 27 de julio se reanudará la provisión de materiales para la construcción de viviendas. Pero reiteró lo que dicen sus pares: "Hasta que no solucionen el problema del último compañero seguiremos con la protesta".

La CCC reivindicó el planteo de lo acordado en octubre de 2008 y que hasta el presente no se cumplió: "Tenemos 300 viviendas a medio construir, faltan reparar molinos, la entrega de bombas de agua, arado y herramientas", precisó

Gladis Favretto. En consecuencia, las autoridades respondieron que estudiarán y trabajarán los planteos que el gobernador definirá.

El acta firmada entre la organización y las autoridades comprendía varios aspectos reunidos en seis puntos: techo, tierra, trabajo, producción y condiciones de vida. En este último se incluía, por ejemplo, la entrega de bolsones de alimentos, chapas, frazadas y zapatillas.

Por otro lado, Favretto repitió que continúa vigente la marcha campesina promovida por tres entidades y que a partir de mañana comenzará a caminar hacia Resistencia por demandas similares.

Comentá la nota