Continúa el conflicto con los trabajadores municipales

Los empleados nucleados en ATE persisten con la toma pacífica del edificio comunal de San Martín de los Andes.

La intendenta Luz Sapag dijo que la protesta busca "romper las estructuras, debilitar los gobiernos y dejar a la población en vilo".

El grupo de municipales nucleado en ATE y en conflicto con la comuna desde hace una semana, en reclamo de una recomposición salarial de 500 pesos, mantiene una ocupación pacífica del edificio de la intendencia.

En tanto, los camiones compactadores siguen estacionados en el centro cívico, a pesar de una orden judicial para la recuperación de los mismos que no fue objetada por el gremio pero que insistió en que fueran conducidos por choferes profesionales.

Lo cierto es que mientras algunos servicios municipales siguen funcionando con restricciones, no hay signos de que pueda encaminarse una mesa de diálogo.

A pesar de que se instrumentó un cronograma de emergencia, la basura domina el paisaje urbano a lo largo y ancho de la ciudad y se convirtió en el principal motivo de queja de los vecinos, que aguardan expectantes que se resuelva cuanto antes el problema.

Mientras, la Municipalidad puso en marcha un plan mínimo para recolectar los residuos domiciliarios en forma diaria en el casco urbano. Así, se estipuló que los lunes, miércoles y viernes se trabajará en los barrios Covisal, El Arenal, Kumelkayen, Chacras 4, 30 y 28, Callejon de Torres, Ruca Hue y Vega Maipú.

En tanto, los martes y jueves será el turno para Alihuen alto y bajo, Faldeos de Chapelco, Vega San Martín y Los Robles.

Asimismo la comuna informó que se programó un servicio especial para el hospital, escuelas y la Terminal de Ómnibus, más la colocación de contenedores en los barrios Gobernadores Neuquinos, Parque Sur y Buenos Aires Chico, con reposición diaria.

Cruces

Mientras sigue el conflicto, continúan las acusaciones cruzadas entre el gobierno municipal y el gremio e impide que se retome el diálogo entre las partes.

En declaraciones radiales, la intendenta Luz Sapag reiteró que el conflicto busca "romper las estructuras, debilitar los gobiernos y dejar a la población en vilo", y agregó que "existe el derecho a huelga, pero el Estado también tiene el derecho de descontar los días no trabajados. La Justicia está llevando adelante los pasos que tiene que dar; mientras tanto, nosotros estamos prestando el servicio porque tenemos que preservar la salud de la población".

La jefa comunal remarcó que los municipales recibieron "en un año un 37,5 por ciento de aumento".

Por su parte, la secretaria general de ATE, Soraya Abraham, expresó que "el Gobierno está gastando mal el dinero, con 170 contratos de casi 4 mil pesos cada uno. Los empleados municipales tenemos una necesidad, y por eso estamos juntos reclamando no sólo una suba de salario, sino el Convenio Colectivo de Trabajo, los adicionales que se bajaron arbitrariamente y ver cómo optimizar los recursos para no tener tantas horas extras".

Comentá la nota