Continúa la caída de la producción nacional y provincial de petróleo

En Mendoza la actividad cayó el 3,2% mientras que en la Nación se redujo un 20%.
Mientras las jurisdicciones petroleras del país aguardan algún tipo de respuesta de la Nación para reactivar al sector, la producción nacional y provincial sigue reduciéndose año tras año.

Ante este contexto, si finalmente la nación concede un incremento en el valor del barril del crudo en boca de pozo de U$S 10, a las arcas del gobierno de Mendoza ingresarían U$S 1,2 más por barril producido y a las petroleras unos U$S 8,8 adicionales, que en el total igual sigue siendo poco si se lo compara con lo que reciben estas compañías en el resto del mundo.

Mendoza, que es la cuarta productora de petróleo en el país, entre 2001 y 2008 ha contraído su actividad en 3,2%, alcanzando un total de 5,8 millones de metros cúbicos en 2008. Mientras, a nivel nacional ésta se redujo aún más; un 20%, para rozar en 2008 los 36,5 millones de metros cúbicos.

Retenciones

"Ésta es una tendencia que responde principalmente al esquema de retenciones que aplica el gobierno nacional desde 2001 con el fin de incrementar los recursos fiscales y evitar que la inflación local sea aún mayor"; así lo advirtió el economista Sebastián Laza, de la consultora Conexión Financiera en uno de sus estudios sobre el mercado de los hidrocarburos en el país.

En este marco, el martes pasado, Julio De Vido, ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación, tendría que haber recibido a los mandatarios de las provincias petroleras quienes le darían a conocer detalles sobre la situación que atraviesa el sector en el país, y a su vez le solicitarían que se incremente el precio del petróleo del gas y del crudo en boca de pozo.

La iniciativa no sólo tiene como objetivo alentar las inversiones en explotación y exploración sino también aumentar el flujo de ingresos de las provincias para afrontar sus complicadas cuentas fiscales, que en el caso de Mendoza presentan un déficit para 2009 de $ 500 millones.

Sin embargo, a último momento el funcionario nacional suspendió la reunión por motivos de agenda, según lo informaron desde esta dependencia, la que podría llevarse a cabo el 29 de setiembre próximo. Pero en el trasfondo de la cuestión lo que más llama la atención cuando se tiene en cuenta que la producción de crudo cae, es que "en estos siete años el precio internacional del barril de petróleo subió un 284%, pasando de cotizar U$S 25,93 a U$S 99,56 por barril, mientras que el precio interno efectivo, neto de las retenciones a las exportaciones, sólo se incrementó un 62%, es decir, de los U$S 25,93 a los U$S 42 por barril", advirtió Laza.

Esta realidad ha sido determinante para los inversores petroleros. A propósito Laza señaló que "dados los precios internacionales y el nivel de retenciones locales, el costo de oportunidad de extraer petróleo en la Argentina versus en otro país es muy alto, más allá de que esta actividad localmente igual obtenga una ganancia bruta". En definitiva, "las petroleras internacionales han preferido invertir más afuera que acá y así el mercado productor en la Argentina se ha achicado", disparó el analista.

En 2007, con la Resolución N° 394 entró en vigencia un nuevo esquema de retenciones móviles que es el actual, aunque igual ha sido modificado reiteradas veces desde 2001. En este marco resulta que si el precio internacional del crudo es mayor a U$S 60,9 el Estado nacional se queda con el excedente a los U$S 42 dólares; pero si cotiza en el mundo entre los U$S 60,9 y los U$S 45 el gobierno retiene el 45%; al tiempo que si cae internacionalmente por debajo de los U$S 45 dólares se define la quita mediante una nueva resolución.

Como el precio del barril del crudo se sitúa actualmente alrededor de los U$S 70, el precio efectivo en el mercado local asciende hasta los U$S 42 por barril. No hay que olvidarse que hasta el tercer trimestre de 2008 el precio internacional superó la barrera de los U$S 100 por barril lo que implicó para las arcas del Gobierno nacional un importante flujo de ingresos.

Sin embargo, hay que resaltar que de los U$S 42 por barril obtenido en la explotación de petróleo en la Argentina se le debe restar un porcentaje equivalente al 12% en concepto de regalías para las arcas de las provincias petroleras, un monto que se liquida mensualmente en función de la producción que alcance cada jurisdicción.

Así es que resulta que en bruto el productor termina con U$S 37 por barril, una cifra a la que luego se le debe restar el costo de producción, que puede variar entre los U$S 10 y U$S 18 por barril, como quitarle el resto de las tasas e impuestos para definir la ganancia neta, cada vez más lejos de la rentabilidad internacional.

Aunque desde el gobierno de Mendoza descartaron cifras puntuales, fuentes cercanas a los integrantes de la Opefhi comentaron que sugerirían a la nación que pasen los U$S 1,60 el millón de BTU de gas y de los U$S 42 el barril de petróleo actuales, a los U$S 1,90 y U$S 52, respectivamente. RA

Comentá la nota