Continúa baja la demanda de productos madereros y preocupa al sector el tema de los despidos.

La crisis económica tiene efectos negativos en mayor medida en la industria maderera y forestal, que es una de las actividades con mucha absorción de mano de obra en provincias del NEA. Con respecto a la actualidad del mercado, no se produjo reactivación alguna en el último tiempo y se va acentuando la crisis en el sector, que hace esfuerzos por mantener el empleo.
"No hay nada, está todo planchado. El mercado externo sigue igual. No hay demanda. El verdadero problema son los costos, que no nos dejan elevar los precios internacionales que se está pagando, están deprimidos. Cuando el mundo no precisa mucho los precios están todos bajos y, lamentablemente, los precios nuestros internos siguen altos.

Los exportadores cada vez están más lejos de poder exportar, ni al costo pueden exportar porque deberían tener por lo menos un 10 por ciento arriba. Hoy está todo paralizado. Son muy pocas las empresas que están exportando con muy malos precios y más que nada lo hacen para sostener la plantilla de trabajo", señalaron industriales del sector.

Los empresarios se quejan diciendo: "Tenemos desventajas: una es el tipo de cambio y otra es la parte impositiva, que aprieta mucho y no deja nada de rentabilidad. El gobierno debe bajar los impuestos o subsidiar a las provincias que exportan con alto valor agregado porque representa mucha mano de obra", estimó una fuente del sector.

Despidos

Con el inicio de los problemas en 2008, y ahora acentuado por la crisis internacional, los despidos son el temor más grande de las empresas.

Por ejemplo, solo en Misiones se habla ya de 1.000 despidos en el último año. Además está el parate de la industria de la construcción. Existen solo algunas empresas que están trabajando como lo hacían habitualmente.

"En general están todos con un promedio de un 30 por ciento a un 70 por ciento de la facturación de las ventas que tenían en años anteriores. Van saliendo algunos negocios puntuales pero no son continuados.

Para los exportadores el tema del tipo de cambio es algo clave. Justamente, no sólo el sector maderero ha pedido modificar el tipo de cambio. "Los economistas dicen que el dólar debe estar por encima de los 4 pesos.

Eso ayudaría porque hay pedidos desde el exterior pero los precios que se están ofreciendo, con los costos nuestros, no se puede exportar, porque es todo a pérdida" se quejan los madereros. Los aserraderos y productores se enfrentan a nuevos problemas por la crisis, y en promedio, la actualidad está con una crisis importante en cuanto a expectativas a futuro como demandas y pedidos.

"Estábamos acostumbrados a una demanda interesante y había una evolución permanente de pedidos. Antes trabajábamos dentro de los 60 días y hoy con suerte tenemos para el mes.

En la mayoría de los casos hay algún tipo de reducción horaria por día y algún tipo de suspensión o vacaciones anticipadas. La cuestión está complicada, se espera que no se agrave más", reveló otra fuente del sector.

Actualmente, ya se habla de despidos de personal perteneciente a puestos marginales y empleados calificados.

Comentá la nota