El contexto de las transferencias

Con mercados de deuda prácticamente cerrados, las provincias encuentran dificultades para financiar sus erogaciones. La crisis financiera internacional que se desatara a mediados de 2008, ha impactado significativamente en los mercados de deuda de países emergentes y lo hizo con mayor fuerza en la Argentina.
En el último año, la fuga de capitales acumula US$ 25.000 millones. En consecuencia, el riesgo país argentino subió drásticamente, pero despegándose de los del resto de los países de la región.

El crecimiento del diferencial de riesgo país comenzó a subir en 2008 y lo hizo con mayor fuerza a partir de la estatización de las AFJPs. Según consigna el estudio privado realizado por la consultora Economía y Regiones, desde principios de 2008 y en lo que va de 2009, los precios de los bonos provinciales performing (es decir, los que están siendo pagados conforme a sus condiciones de emisiones) han caído fuertemente, presentando sólo una leve recuperación en el último mes.

La TIR de estos bonos es alta para el corto y mediano plazo, en tanto que baja para los bonos de más largo plazo, nominados en dólares.

"Recientemente, la Ciudad de Buenos Aires colocó letras del Tesoro, que constituyen un ejemplo de financiamiento que puede conseguirse actualmente en los mercados de deuda voluntaria. Se adjudicaron $177 millones en tres letras, con vencimiento en dentro del ejercicio, a 42, 91 y 175 días.

Dos de ellas a tasa fija entre el 15,15% y 16% nominal anual, y la de más largo plazo a tasa flotante. Cabe recordar que en la última crisis, la Ciudad de Buenos Aires no incurrió en default sino que reestructuró sus Bonos Tango en acuerdo de acreedores, lo que actualmente le confiere cierto grado de confianza", explica el informe.

El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, una de las más complicadas fiscalmente, no descarta lanzar este año un bono en el mercado local. El Gobierno Provincial tiene autorización para endeudarse este año por hasta $ 3.174 millones.

Comentá la nota