Un contexto complicado condiciona las perspectivas de los arroceros

El sector arrocero no escapa de los graves condicionantes que, a la producción argentina y correntina, impone el contexto climático y económico imperante. “El panorama no es el más alentador, pero hay que ser mesurados.
Argentina va a saber, de acá a 2 meses, cómo afectó la seca, a fines de abril o principios de mayo se podrá tener un panorama de la producción”, analizó en declaraciones a “época” Enrique Von Wernich, productor arrocero del Departamento Capital en Corrientes.

Para Von Wernich, tanto la sequía que afecta a la Provincia, como el incremento del costo de los insumos y las condiciones del mercado internacional con una marcada baja en el precio de la tonelada de arroz, son elementos que complican a la actividad, cada uno a su manera.

Mientras la tonelada de arroz bajó de $950 a $650 y $600 en los últimos seis meses, los insumos (como fertilizantes y herbicidas) subieron en dólares alrededor de un 150%. “Ahora tenemos que afrontar la campaña que viene con insumos caros y a un precio bajo”, apuntó.

De la misma manera, el bombeo de agua desde una profundidad de 22 metros, por la bajante del río Paraná, incrementó en un 30% el gasto en combustibles

Comentá la nota