Contessi sigue apostando al trabajo ante la indiferencia del Poder político

Uno de esos actos que nacen desde el alma, fue el que se vivió en el corazón del propio Puerto, con la botadura del “María Gloria” encargado por la empresa armadora Vicarp SA al Astillero Contessi. Allí unas quinientas personas le pusieron color a la soleada tarde de este sábado, que cubrieron la marcada ausencia de autoridades , municipales y provinciales, intentada salvar con la única “presencia Oficial” del Delegado Municipal del Puerto.
Fue el barco 109 que se botó desde ese Astillero Naval, y antes de su lanzamiento al mar, el Obispo Diocesano, Monseñor Juan Alberto Puigarri bendijo el moderno barco antes que la madrina del vento, María Soledad García estrellara la tradicional botella de champagne contra el casco del barco.

Domingo Contessi , al dirigirse a las decenas de personas allí presentes, resaltó “somos concientes que no estamos haciendo nada extraordinario, simplemente estamos trabajando. Aportando nuestro granito de arena”, acotando que “la mayoría de estos 109 barcos que hemos botado, han servido para desarrollar a la Industria Pesquera de la ciudad y del país”

No se ahorró críticas al señalar que “ si algún funcionario confiara en nosotros, es indudable que recibiríamos el tratamiento que merecen los grandes proyectos o al menos, el que recibe unan nueva industria que pretende radicarse. Hoy somos una industria y el Puerto es nuestro Parque Industrial”

“Hoy no vamos a anunciar nada grandilocuente, pero si vamos a reafirmar el compromiso de seguir luchando con todas nuestras fuerzas para mantener a esta empresa en funcionamiento y en un marco de equidad , y poder así continuar pagando impuestos, salarios dignos y en blanca, y multiplicando la actividad económica en el resto de la sociedad”

Enfatizó que “esta empresa es una pasión, es nuestra vida. Por ellos cuando los problemas se tornan crónicos. Se termina afectando el mayor capital humano que es la fuerza de voluntad”

“ A pesar de todo seguimos confiando en nuestros dirigentes y esperamos que llegue el día en que seamos escuchados, comprendidos y atendidos en nuestras dificultades. Mientras tanto intentaremos seguir trabajando como siempre los hemos hecho”

Elogió luego la actitud de la empresa armadora “que tuvo la valentía suficiente para invertir y apostar al futuro de la pesca”, resaltando que “ Vicarp S.A. decidió renovar un antiguo barco, endeudarse y construir una nueva embarcación para el país, lo que debe ser ponderado. Una actitud cortoplacista hubiera sido seguir pescando reparando un barco de 1954 o importar otro usado del extranjero a un valor de rezago”

Dijo en otra parte de su mensaje que “esta botadura viene a interrumpir un período de más de 11 años en los cuales no se inició y se terminó en el país un pesquero de estas dimensiones”

Pidió además al Estado aliento para este tipo de emprendimientos y mostró su tristeza “porque esta ausencia de incentivos, nos impide asegurar que este tipo de actitudes sean reiteradas” Por último Domingo Contessi agradeció “ a Dios por darnos las fuerzas necesarias para seguir cumpliendo con nuestra vocación; y que en su Divina providencia pueda guiar a este barco, a toda la comunidad pesquera y al pueblo argentino por un futuro menos tormentoso”

Ausencias que se notaron

Llamó poderosamente la atención que ni el propio Intendente Municipal, tan ameno a la foto “oficial” junto a funcionarios provinciales, nacionales y empresarios mediáticos, haya estado ausente junto a un grupo de marplatenses que invirtió una suma varias veces millonaria y dio trabajo a decenas personas.

Gustavo Pulti, quizás cansado de las ajetreadas jornadas que viene viviendo últimamente junto a la Presidenta, el Gobernador y sus hoy poderosos amigos empresarios, solo se hizo tiempo para atender por teléfono a Federico Contessi , que se comunicó con él merced a la desinteresada actitud de Xavier Marcone y que fuimos involuntarios testigos.

Otros que pegó el “faltazo” fue el titular del Consorcio Portuario Regional, que ni siquiera se dignó de enviar oficialmente a un representante. Eduardo Pezatti directamente le dio la espalda a esta obra que se proyecto, se construyó y se botó en el Puerto que él representa.

Sin duda dos actitudes que fueron comentadas entre los asistentes y que los Contessi ( padre e hijo) trataron de minimizar, evitando de esta manera un enfrentamiento que flaco favor le hará al de por sí ya convulsionado sector pesquero.

Comentá la nota