Conte explicó el plan de alumbrado especial y reconoció que faltó información

El director del Emvial resaltó que la obra no es obligatoria. "Si el frentista no la quiere, no se hace", dijo. Además, el funcionario desmintió la posibilidad de que se rematen casas ante la falta de pago y destacó el sistema de contribución por mejoras.

El director del Ente de Vialidad y Alumbrado, José María Conte, salió ayer a explicar el plan de alumbrado especial que generó críticas en los vecinos y duros cuestionamientos de la oposición dentro del Concejo Deliberante.

El funcionario sostuvo en diálogo con "La mañana de LU6" que el programa no es obligatorio y resaltó que si los vecinos no quieren, "la obra no se hace". Además, disipó los rumores de un posible remate de la casas de los frentistas que dejaran de pagar el plan. "¿A quién le cabe eso en la cabeza? Esta Municipalidad, más allá de los administradores, no ha rematado una sola vivienda por un no pago de una obra de infraestructura", disparó.

El alumbrado especial generó duras críticas de los vecinos. Los argumentos: las cuotas eran muy caras y no conocían los detalles del programa. Conte, a tono con el mensaje que repitieron los voceros del gobierno, reconoció que faltó información, pero aseguró que ya se está solucionando con el envío de cartas a los vecinos.

Las críticas no llegaron sólo desde los barrios. En el Concejo Deliberante, se desató la polémica más fuerte.

En la última sesión, la oposición deslizó sospechas de irregularidades en la licitación y también cuestionó la implementación defectuosa de los registros de oposición.

Conte salió a explicar el plan de alumbrado especial en el programa de María Delia Sebastiani. Ahí, el funcionario contestó preguntas, escuchó las quejas de los vecinos y se preocupó por remarcar las dos principales características del plan: no es obligatorio y se realiza mediante el sistema de contribución por mejoras.

En sintonía con el discurso de los concejales oficialistas, Conte reconoció que faltó información para los vecinos y explicó las diferencias con el Pronure, un programa de iluminación de calles donde se cambian gratis las lámparas de mercurio por las de sodio. "Es un sistema que está puesto sobre los postes de energía eléctrica, con un bracito arriba y una luminaria de 70 watts", dijo. Y remarcó: "En el alumbrado público especial hay lámparas de sodio de 100, lo que significa que alumbran un poco más que la anterior. Además, la columna hay que instalarla y poner todo de nuevo porque lo que hay no sirve".

Después, el director del Emvial comparó los dos programas y habló por primera vez de los costos. "En la mayoría de los barrios hoy hay tres bracitos con lámparas de mercurio blanca. Si se pasa al Pronure se van a tener esos mismos tres bracitos, con lámparas de sodio de 70 watts, lo que significa que se tendrá tres veces más luz. Y eso es gratuito. Ahora, si pasa de los bracitos blancos y quiere tres columnas de alumbrado con lámparas 100 watts, va a pasar, respecto a los bracitos, un 40% más, es decir, aumenta un poco, pero ya no es un salto tan grande. Eso se hace mediante el sistema de Contribución por Mejoras", detalló. Después, Conte dijo que este "es un sistema que no se le impone a la gente" y recordó que el Concejo Deliberante lo declaró "de utilidad pública". "Se han hecho las licitaciones públicas y se han llamado a los registros de oposición, que no han tenido oposición por parte de los frentistas en la ejecución de esta obra", sostuvo. Y enseguida reconoció que "a veces la gente no accede a la información de lo que se publica". De todas maneras, dio un ejemplo sobre lo que hizo el Municipio para los barrios donde el plan especial de alumbrado no se difundió con corrección: "En El Progreso, se les ha enviado una nota a cada uno de los frentistas. Se repartieron 975 cartas en ese barrio y hasta la información que tengo, porque eso se gestiona desde la Delegación Municipal del Puerto y desde Asuntos de la Comunidad, no superaban las 20 cartas con contestación negativa a la ejecución de la obra".

Durante el programa Conte escuchó las quejas de los vecinos. Una de ellas apuntó a que este sistema de cobro extra por luminarias es un precedente para otro tipo de cobros como el bacheo y los desagües. Y remató la pregunta: "Para qué pagamos alumbrado, barrido y limpieza".

El funcionario respondió que "éstas son obras que se realizan mediante el sistema de contribución por mejoras". Y detalló: "El grueso de la infraestructura de la ciudad de Mar del Plata se hizo mediante este sistema. Se hicieron todos los pavimentos en la época del socialismo, el alumbrado público de toda la parte más céntrica en la época del intendente Bronzini, se extendió fuertemente la obra de gas en la época de Angel Roig y cuando se hizo el sistema de Mar del Plata 2000 también fue por el tema de la contribución por mejoras. Allí pagamos todos los vecinos para la ejecución de obras adicionales. Estos sistemas son los históricos, son los que permiten llevar la obra de infraestructura al barrio".

De todas maneras, el director del Emvial remarcó que los vecinos no están obligados a pagar las nuevas luminarias del plan especial. "Si la persona no quiere, nos dice y la obra no se hace", fundamentó. Y disparó: "No sé quién ha levantado el fantasma de que nosotros vamos a rematar las casas por una obra. ¿A quién le cabe eso en la cabeza? Esta Municipalidad, más allá de los administradores, en veinticinco años de democracia, no ha rematado una sola vivienda por un no pago de una obra de infraestructura".

- Pero lo que quieren los vecinos es que la hagan y no tener que pagar tanto, le retrucó la conductora.

- "¿Y cómo hacemos con la persona que me está escuchando en un lugar alejado de Mar del Plata y no tiene una lamparita en la puerta de su casa? El principio de solidaridad debe regirnos para todos pero, además, debe estar asociado a la capacidad contributiva", respondió Conte.

Por otra parte, el funcionario detalló que la demanda del alumbrado público especial está entre las 22 mil y 24 mil luminarias y que la Municipalidad tiene capacidad financiera para hacer obras para 15 mil unidades. "Entonces la pregunta es ¿vamos a poner quince mil unidades en donde la gente no quiere pagar o vamos a tratar de orientar esas unidades hacia esas veintidós mil que nos están diciendo que quieren pagar y que nos va a permitir obtener recursos para llevar luces a aquellos vecinos nuestros que no tienen ni una lamparita en la esquina? ¿Pero condenando al que no quiere la obra? No, no condenamos a un barrio que no quiere la obra", fundamentó.

En cuanto a las diferencias entre vecinos que puede haber en una misma cuadra, Conte explicó que si el 50% quiere el plan especial y el resto no, la cuota no se aumentará. "Este es un sistema muy social", dijo. Y aclaró que si una persona empezó a pagar y, por ejemplo se quedó sin trabajo, el municipio se obligó por ordenanza a que esa deuda no se pueda ceder. "No se la va a poder dar a una financiera o a un banco", detalló.

El Pronure

Conte explicó que el programa más importante que está ejecutando la Municipalidad es el Pronure y detalló que va a terminar actuando en el 50% de todas las luminarias existentes en la ciudad". Enseguida, enumeró: " Mar del Plata tiene 60.000 puntos de iluminación y 30.000 puntos de iluminación se repotencian, con un sistema más actual, más moderno, que cambia lámparas blancas por amarillas, lámparas de mercurio por las de sodio. Esto significa dos aspectos muy importantes. El primero, que vamos a ahorrar energía, que es importante porque la energía eléctrica del alumbrado público la paga la Municipalidad. Eso lo pagamos todos los contribuyentes con nuestra Tasa de Servicios Urbanos. El segundo aspecto es que se mejora en líneas generales, en 3 veces el nivel de iluminación".

Para Conte, es un programa que no tiene antecedentes en los últimos 25 años de la Municipalidad. "Va a actuar sobre la mitad de todo el parque lumínico, se hace total y absolutamente gratis. Es decir, esto se sostiene con un programa del gobierno nacional, de 18 millones y con aportes de la Municipalidad de 4 millones".

"Se trata de una licencia de taxi retenida"

La Municipalidad de General Pueyrredon, a través de la Secretaría de Gobierno, aclaró, en relación a la licencia de taxi que se incluirá como reconocimiento, entre otros premios, a los contribuyentes que se encuentren al día al 31 de diciembre, que no se tratará de una nueva licencia. Tal como se explicó al momento de lanzarse el plan de equidad tributaria, se indicó en un comunicado, se trata de una licencia retenida por el municipio "lo cual significa que no se modificará la cantidad de licencias ya existentes".

Asimismo, la municipalidad reiteró que "al tratarse de una licencia retenida, poniéndola en funcionamiento se generan nuevos puestos de trabajo".

Finalmente se especificó que "es un error hablar de sorteo de licencias ya que se trata de un hecho puntual relacionado con el cumplimiento del presente Plan de Equidad Tributaria".

Comentá la nota