Contaminación en la Ribera: La Justicia planteó a Y.P.F. la reubicación y la asistencia médica de los vecinos

El fiscal de Quilmes, Andrés Nieva Woodgate, reclamó informes a la gerencia de Repsol-Y.P.F. por la contaminación con hidrocarburos existente en la Ribera quilmeña.
El funcionario judicial solicitó reubicar a los vecinos afectados por la contaminación en zonas donde exista agua potable y reclamó la atención médica a las potenciales víctimas del suceso ambiental.

Además, pidió precisiones sobre el plan de recuperación de la zona. Es la primera vez que la Justicia interviene de esta forma en el caso. Asimismo, dio por sentada la intervención conjunta en la cuestión tanto del gobierno Nacional, Provincial como Municipal.

La resolución judicial tiene fecha de los primeros días de abril de 2.009 y a casi dos meses de redactada, aún se desconoce qué respuesta ofreció la petrolera multinacional a la decisión tomada por el fiscal Nieva Woodgate.

Se recordará que en marzo de este año los dirigentes de la Coalición Cívica, con Elisa Carrió y Margarita Stolbizer hicieron una presentación en la Justicia Federal de Quilmes por el mismo tema; y años anteriores, hubo otras denuncias que se presentaron en la Justicia Penal local.

La contaminación tuvo su inicio en el año 1.988, producto de una fisura del poliducto que va desde Ensenada hasta la Refinería de Dock Sud, atravesando la Ribera de Quilmes. El mal saneamiento del derrame por parte de la empresa Repsol-YPF derivó en el año 2.002, al subir las napas, en una mancha de hidrocarburo de más de 40.000 metros cúbicos que al día de hoy se aloja en el subsuelo de las tierras ubicadas alrededor del Club Ciclista, frente al hotel alojamiento ‘Owen’ sobre la calle España. Fue en ese año 2.002 cuando comenzaron a manifestarse en los vecinos de la zona los primeros síntomas de la contaminación; y los estudios realizados en los hospitales públicos dieron a luz que los pacientes del lugar tenían un alto índice de benceno y tolueno en sangre, derivados de aromáticos del petróleo.

La firma Repsol-Y.P.F. implementó un plan de remediación para la zona comprendida entre las calles Otamendi y Ortiz de Ocampo y desde la calle 76 hasta Yoldi. Esa franja se declaró en emergencia ambiental y sanitaria el 2 diciembre del año 2.008. Sin embargo, a pesar de ello, los vecinos continúan su lucha por conseguir respuestas por parte de la petrolera o el Estado.

Hubo un grupo minoritario de vecinos que lograron un acuerdo económico y fueron indemnizados, pero la gran mayoría insisten en sus reclamos.

LOS RECLAMOS URGENTES

El fiscal Nieva Woodgate reclamó a Repsol-Y.P.F. que detalle la cantidad de hidrocarburos o contaminantes arrojados en la zona del Club Ciclista de Quilmes, en la calle 78 y Avenida España, desde 1.988 hasta la fecha. Asimismo pidió descripciones y detalles del petróleo que a diario emana en la actualidad desde el oleoducto en cuestión, sobre la zona damnificada.

En el mismo oficio, el representante del Ministerio Público Fiscal, invocando la Ley Nacional 25.675 (Ley General del Ambiente), y aclarando que los objetivos ambientales deberán ser logrados en forma gradual, indica que Y.P.F junto con el Estado Nacional, Provincial y la Municipalidad local, tendrá que llevar a cabo un ordenamiento del territorio afectado, le pide el cese de la actividad contaminante en la zona afectada, requiere la re-localización "urgente" de la población afectada en un lugar con provisión de agua potable y atención médica también "urgente" para los presuntos damnificados. Además, remarca la eliminación del riesgo de que se produzcan explosiones en la zona de la Ribera por el derrame de hidrocarburos y sugiere la recuperación de la zona para su habitabilidad.

Comentá la nota