Contaminación del mar: Investigador del CONICET sale a respaldar a científicos y le pega a Pulti

El Profesor en Geografía y becario del CONICET, Javier Ordoqui, afirmó en declaraciones a 0223.com.ar que el "deterioro" del frente marítimo marplatense es consecuencia de factores naturales y de "las malas prácticas de la clase dirigencial y económica, que no han llevado a cabo políticas tendientes a mitigar los efectos negativos".
En ese sentido, defendió a los científicos Elías y Vallarino, autores de una tesis doctoral que evidenció el alto grado de contaminación del mar de la costa de Mar del Plata: "Esto no es una confabulación de investigadores para destruir nuestra ciudad; son años y años de barrer estos problemas bajo la alfombra. Nosotros estamos para aportar y no para destruir, para destruir están ellos" en alusión al gobierno municipal, disparó.

En el marco del Ciclo de Reflexión Ambiental, este martes tendrá lugar desde las 18 en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata, la disertación "Impactos ambientales y territoriales del turismo de sol y playa", a cargo del Profesor en Geografía y becario del CONICET, Javier Ordoqui.

El docente explicó que en la oportunidad se realizará "una caracterización, descripción y análisis sobre el impacto que ha tenido el desenvolvimiento de la actividad turística en la construcción del territorio en sectores de la costa y de las playas en el Partido de General Pueyrredon y en otros sectores del litoral marítimo bonaerense".

"El objetivo será establecer las causas del deterioro urbano- ambiental de las áreas de estudio debido a la crisis de masividad que ha vivido el turismo desde la década de 1970 en adelante", especificó.

En ese sentido, Ordoqui sostuvo que el "deterioro" que mencionaba es consecuencia de "causas locales", debido a que las "temporadas de verano ya no fueron tan buenas desde la década del ’70 porque Mar del Plata empezó a tener competencia con el surgimiento de lugares como Villa Gesell y Pinamar, además de sufrir las consecuencias del turismo que iba a Brasil u otros lugares en el exterior"; pero también es resultado de lo que denominó "procesos extraterritoriales": las remodelaciones en el frente costero o las obras de defensa costera, "que terminan siendo obras de muy corto plazo que no contemplan medidas sólidas y lo que hace que la situación sea cada vez más grave".

En ese marco, el Profesor reparó en que el desmedro del frente marítimo fue corolario en esta ciudad, "no sólo del factor natural, sino también de los problemas que ha desatado el hombre sobre la costa: la erosión está sumamente profundizada por factores humanos como la mala localización de los puertos, el uso de las obsoletas escolleras y los espigones, la falta de implementación de nuevas tecnologías y la apropiación del recurso playa, que es cada vez más escaso; vemos la eterna dicotomía entre la playa pública y la privada".

Y subrayó: "Las malas prácticas del hombre –principalmente de actores ligados a la clase política y económica vinculada al turismo-, que, por ejemplo, se sitúa en la arena con instalaciones duras en lugar de respetar la dinámica natural de la playa, son cosas que contribuyen a todo esto".

A su vez, Ordoqui hizo hincapié a la construcción que actualmente se realiza en el sector de Playa Varese, obra a la que calificó de "aberración ambiental y urbana". "Es un sector que fue recuperado hace 30 años con la demolición de hoteles y demás edificios, pero ahora nos encontramos con que se vuelve a privatizar para establecer comercios que dudamos de su rentabilidad y que nada tienen que ver con la ciudad de 12 meses: a lo sumo, prosperarán 30 ó 40 días al año", cuestionó, y remató: "Es un espacio de uso público que se usa para negocios".

Asimismo, el investigador aseveró que "no se han llevado a cabo políticas tendientes a resguardar ni a mitigar los efectos negativos o de deterioro" y que "el principal factor que desata problemas agudos para la playa es la falta de mitigación en el mediano y largo plazo, así como la ausencia de una concepción integral de la playa como recurso y hábitat".

En ese orden, hizo referencia a la "minimización" que hizo el intendente Pulti sobre una tesis doctoral elaborada por los científicos Rodolfo Elías y Eduardo Vallarino, estudio que días pasados produjo gran malestar en el seno del Ejecutivo Comunal ya que dejó en evidencia el alto nivel de contaminación del mar en la zona de la planta de efluentes cloacales de Mar del Plata.

"El gobierno municipal ha salido con una actitud totalmente ofensiva hacia gente que hace trabajos de investigación y que está muy alejada de responder a intereses de medios o grupos económicos nacionales que tienen sus esfuerzos económicos fuera de Mar del Plata", enfatizó.

"De ninguna manera los investigadores están trabajando para deteriorar el turismo en Mar del Plata, es la clase política marplatense la responsable del momento que vivimos. No es esto una confabulación de investigadores para destruir nuestra ciudad, como expresaron funcionarios municipales y el propio Intendente; son años y años de barrer estos problemas bajo la alfombra y una tesis de un becario del CONICET de nuestra Universidad, que es un trabajo de investigación serio y riguroso, fue tomada livianamente por las autoridades", criticó.

Y disparó: "La propia UNMdP debería manifestarse en contra de las declaraciones que realizó el intendente Pulti porque ninguno de los investigadores estamos ligados a poderes extra universitarios para socavar nuestra ciudad: nosotros estamos para proponer cosas en relación a nuestra temática de investigación; estamos para aportar, no para destruir, para destruir están ellos".

"Se ninguneó el trabajo de gente que estudia y que se prepara dentro de una estructura nacional que apunta a que la Argentina tenga una cantidad de científicos que no tiene en la actualidad, algo que tomamos con mucha responsabilidad porque todo el pueblo argentino nos está bancando para que nosotros hagamos investigaciones que den un aporte y tengan una transferencia o extensión en la realidad del país. Hay muchos más becarios que dirigentes trabajando duro por cambiar la realidad de este país", concluyó.

Comentá la nota