Contaminación del mar: Científicos le responden a Pulti y le preguntan "¿Cuál es el miedo?"

En un nuevo capítulo de la pólemica sobre la tesis doctoral que da cuenta de que existe un alto nivel de contaminación en la costa de esta ciudad, Rodolfo Elías y Eduardo Vallarino, científicos de la Universidad Nacional de Mar del Plata y autores del informe, salieron duramente al cruce de las declaraciones del intendente Pulti.
"Pedimos que se implemente de una forma clara y transparente un sistema de información accesible sobre el estado de balneabilidad de las playas, diciendo cual está bien y cual está mal en cada momento. Es la obligación de un funcionario", reclamaron.

En un texto enviado a la redacción de 0223.com.ar, los científicos señalaron este sábado que "el jueves 12 de noviembre el intendente de Mar del Plata Gustavo Pulti, respaldado por un gran número de personas, defendió la calidad sanitaria de las playas de Mar del Plata, incurriendo, entendemos nosotros, en algunas imprecisiones. El intendente menciona que ‘ninguna de las cinco universidades públicas o privadas de la ciudad cuenta con estudios actualizados’ . Esto no es cierto y es por ello que sentimos que el trabajo que realiza el grupo de Investigación Bioindicadores Bentónicos de la Universidad Nacional de Mar del Plata (nuestro trabajo) está siendo deliberadamente ignorado. Señor Intendente y Señor Artime, no se pueden emitir juicios tan livianamente sobre trabajos desconocidos o de otros, ya que puede afectar la credibilidad y trayectoria de las personas. Por lo tanto creemos necesario brindar algunas precisiones con el fin de que la ciudadanía disponga de los elementos de juicio para evaluar el fundamento de nuestras opiniones".

Y remarcaron que "somos científicos y trabajamos sobre la certeza de nuestros datos, por lo tanto no emitimos juicios ni opiniones que no puedan ser respaldados. Nuestra tarea está orientada a la obtención del conocimiento y a la difusión de nuestros resultados, tanto en el ámbito académico-científico como en el comunitario. Siempre con el convencimiento de que se debe afrontar la realidad con honestidad para llegar a resultados valederos".

A su vez, subrayaron que "el grupo de investigación Bioindicadores Bentónicos estudia ininterrumpidamente el área impactada por el efluente cloacal de la ciudad desde 1997. El último proyecto, aprobado por nuestra Universidad se llama ‘Ecología de poblaciones y comunidades bentónicas costeras bajo la influencia de disturbios ambientales, con especial énfasis en el enriquecimiento orgánico (EXA 339/06-08)’, aún está vigente. Los trabajos científicos publicados por el grupo relacionados con el efecto de las descarga cloacal de la ciudad de Mar del Plata ronda los 40 (resúmenes expandidos y publicaciones en revistas internacionales con referato, indizadas, del tercio superior). Esto significa que han sido evaluadas por los mejores especialistas en la temática y aprobados para que sean publicados en las revistas de mayor prestigio en su tipo. Entendemos que a través de esta aclaración queda claro la seriedad y continuidad de nuestro trabajo en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Esto la gerencia de OSSE lo sabía".

"Nuestra nota ‘Turismo y contaminación’ tenía como objetivo denunciar el incremento de la contaminación por los vertidos cloacales de la ciudad. Nuestros resultados se basan en el estudio de los bioindicadores bentónicos, que es una de las herramientas de evaluación recomendadas por la UNESCO para el estudio de los efluentes cloacales. Cuando en la nota mencionamos nuestra preocupación sobre la gente que se baña allí, lo hacemos con fundamento. Los datos de balneabilidad que nos preocupan son los publicados y difundidos por la empresa OSSE-Mar del Plata-Batán en dos Congresos internacionales de Marine Waste Wather Disposal en el 2006 (Turquía) y 2008 (Croacia). Dichos resultados muestran elevados valores bacterianos hasta la zona del Torreón del Monje. En el más reciente estudio (2008) se dice: ‘La calidad microbiológica del agua muestra el impacto de la descarga cloacal en un amplio sector de la costa, afectando la calidad recreacional del agua de las playas mas populares’", dijeron.

Además, añadieron que "no dudamos de la calidad ni de la capacidad técnica de los laboratorios de OSSE, así como de su idoneidad para afrontar los problemas relacionados con el efluente cloacal de la ciudad. Es por ello que los dichos del intendente en ningún momento niegan la contaminación del sector costero, se atienen a la calidad del agua para baño. Sin embargo parecen contradecirse con los datos de la misma empresa OSSE. Creemos necesario mencionar que no hemos realizado ninguna nota desde abril y que el email de Surfrider Argentina que generó la movilización informática nos sorprendió igual que a todos. Nuestro grupo no trabaja con Surfrider Argentina ni tiene intereses políticos ni nada que se le parezca. Somos personas preocupadas por el ambiente y por nuestros hijos, creemos que se debe informar la verdad de los problemas ambientales y como se están resolviendo. La contaminación no es opinable, es poco, mucho o nada, para ello se deben dar valores creíbles y confiables, que seguramente la empresa dispone ya que los ha podido presentar claramente en Turquía y Croacia".

"Por ello pedimos que se implemente de una forma clara y transparente un sistema de información accesible sobre el estado de balneabilidad de las playas, diciendo cual está bien y cual está mal en cada momento. Es la obligación de un funcionario. Esto significa números concretos y no opiniones personales ni declaraciones políticas. La gente debe saber, tanto si el agua está bien como si esta mal, ¿cuál es el miedo?, no nos menosprecien tanto. Un sistema de estas características provocaría que la ciudad fuéramos más confiables y demostraría que la ciudad ha madurado turísticamente. Este sistema se implementa en muchas partes del mundo sin problemas, sin ir más lejos Uruguay lo aplica hace 20 años en todas sus playas, y se puede acceder por Internet. Una nueva enseñanza de los amigos uruguayos. Finalmente queríamos decir que no nos resultó grato hacer este descargo y que puede no gustar a mucha gente, pero las declaraciones de las autoridades en los últimos días sobre nuestro trabajo no nos han dejado otra alternativa. Hemos recibido críticas por hablar, preferimos afrontar la cruda realidad y tratar de modificarla antes que ser callados cómplices. Y por favor, no maten al mensajero", finaliza el documento.

Comentá la nota