Contaminación en Andalgalá

Contaminación en Andalgalá

Hace días publicamos la denuncia de un grupo de vecinos de los distritos Villavil y Malli II, donde exponían un gravísimo problema que afecta directamente al medio ambiente, del cual formamos parte todos, como son las filtraciones que provienen de la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales ubicada en el ingreso de la ciudad.

Dicho sea de paso, hace años que está instalada sin funcionar correctamente ni tener el mantenimiento correspondiente, y se agravan cada día más, ya que han formado piletones en donde se están almacenando las aguas sin que nadie controle absolutamente nada y se haga cargo de la jurisdicción.

Cuando el actual concejal José Luis Olaz se desempeñaba como secretario de Producción, mantuvo una reunión con los citados vecinos, y ante la seriedad del caso, había elevado un informe al intendente Páez y al presidente del Concejo Deliberante, las soluciones provistas no han sido suficientes como para detener las consecuencias de las peligrosas filtraciones que están afectando a muchas variedades de aves, cuadrúpedos y plantas que se nutren de las mismas, y las consecuencias son impensadas a partir que se está analizando que las mayas de contención podrían tener fecha de vencimiento, y eso terminaría por complicar el ecosistema.

En el informe habíamos resaltado también que durante la última temporada estival, turistas que visitaron la ciudad de Andalgalá manifestaron que cuando ingresaban a la ciudad, en la zona donde están los líquidos cloacales, sentían un fuerte y nauseabundo olor a podrido, y les  llamó la atención ver cómo los líquidos hacían un recorrido libre de aproximadamente 300 metros o más, afectando las napas subterráneas, y transformándose en un testimonio contundente de la falta de voluntad política para dar repuesta a un flagelo que crece a pasos agigantados.  

No nos olvidemos de que tal problemática es un perfecto caldo de cultivo para la propagación de las enfermedades hídricas como cólera, parasistosis, diarrea, hepatitis, fiebre tifoidea, y otras, por las cuales se hacen permanente campañas de erradicación, además que debemos decir que básicamente está reglamentado con total claridad que en la provincia hay una prohibición explicita de tal situación a través, de la Resolución 65/05, en donde se obliga a los organismos oficiales a hacerse cargo de la regulación, control, y penalización, de aquellos casos que presenten infracciones, como en este caso.

Consideramos que ya es tiempo de que los responsables se hagan cargo antes de que la ciudad entera se convierta en un enorme depósito de materia fecal y otras linduras.

Coment� la nota