Contadores exigen explicaciones, pero Amaya prefiere no contestar

El Colegio de Graduados en Ciencias Económicas intervino en el caso Beltrán de Salido. Cuando el intendente de la capital desplazó auditores, la contadora general lo acusó de tomar decisiones de manera dictatorial.
Hasta ahora prefirió hacer silencio. El intendente de la capital, Domingo Amaya, no respondió ni siquiera al Colegio de Graduados en Ciencias Económicas por la denuncia que efectuó la contadora general del municipio, Patricia Beltrán de Salido.

La funcionaria, en uso de licencia médica desde hace casi tres meses, planteó ante la entidad que agrupa a los contadores, que en la intendencia se avasallan sus funciones y se toman decisiones "en forma dictatorial". Ante esa situación, la comisión de Vigilancia y Defensa de la profesión de esa institución analizó la demanda, y presentó un informe al consejo directivo que, a su vez, pidió explicaciones al intendente Amaya. Sin embargo, no recibió ninguna contestación, a pesar de que el jefe municipal también integra el Colegio de Graduados en Ciencias Económicas por su profesión de contador.

El vicepresidente de la entidad, Abelardo García, explicó ayer a LA GACETA que se tomó el caso con seriedad, no sólo en defensa de una persona, sino también en cuanto a la institución y al cargo que ocupa Beltrán de Salido como órgano de control del gasto de los fondos públicos municipales.

García detalló que las autoridades del Colegio de Graduados expusieron personalmente el caso ante Amaya y el secretario de Hacienda, Silvio Bellomío, pero no tuvieron respuesta.

Luego se envió un escrito a la Municipalidad -dijo García-. "Estamos gestionando que se expida la Municipalidad en función del cargo que cumple la contadora", afirmó. El jefe municipal, en tanto, viajó ayer a Buenos Aires. Y desde el Ejecutivo Municipal, una vez más, no hubo respuesta ante las consultas de este diario.

"Una purga"

El mutismo de Amaya lleva varios meses. Según precisó García, la presentación del Colegio de Graduados ante la intendencia se hizo a los pocos días en que se suscitó el caso. La contadora Beltrán de Salido recurrió a la entidad el 25 de junio, luego de que se cambiara la cerradura de su oficina y se desplazara a los auditores Inés Aráoz y Jorge Visintini. También por decreto del intendente se declaró el cese de funciones de las contadoras Marcela Lascano de Farber, Viviana Umar y Silvia Otero.

El escándalo se hizo público el 11 de julio, cuando el concejal Claudio Viña (FR) denunció "una purga de auditores". En aquel momento, la contadora Beltrán de Salido ya había iniciado su licencia por razones de salud.

Esa licencia vence hoy. Por ello, anoche, funcionarios y ediles se preguntaban si la contadora se presentará hoy en su oficina.

Comentá la nota