La contadora no volvió a trabajar y pidió otra licencia por razones de salud

"No puedo hablar de quien me controla", se excusó Amaya.
Debía reintegrarse ayer a sus oficinas en la Municipalidad. Sin embargo, la contadora general, Patricia Beltrán de Salido, envió una nota a la Dirección de Recursos Humanos, mediante la que solicitó una nueva licencia por razones de salud, esta vez de cuatro meses.

El planteo de la funcionaria, alejada del cargo desde junio, luego de que se desplazara a los auditores Inés Aráoz y Jorge Visintini y que se declarara el cese de funciones de las contadoras Marcela Lascano de Farber, Viviana Umar y Silvia Otero, fue confirmado por el Departamento Ejecutivo municipal. Ahora, la Dirección de Recursos Humanos podría solicitar una junta médica para evaluar el pedido de la contadora general.

Cabe recordar que Beltrán de Salido denunció sus problemas ante el Colegio de Graduados en Ciencias Económicas. Ante la entidad que agrupa a los contadores, la funcionaria planteó que en la intendencia se avasallan sus funciones y se toman decisiones "en forma dictatorial". Ante esa situación, el consejo directivo pidió explicaciones al intendente, Domingo Amaya.

Anoche, por primera vez en casi tres meses, el intendente, Domingo Amaya, se refirió a la compleja situación. "No puedo hablar de quien me controla, y menos de una persona que está de licencia por tratamiento médico. Sólo puedo decir que es una empleada idónea", aseveró el jefe municipal.

Comentá la nota