Los contactos que despiertan sospechas.

El gobierno provincial tiene buena relación con varios referentes distritales de Unión Pro.
En el entorno del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, insisten: más tarde o más temprano, las distintas vertientes del peronismo, incluidos los disidentes que ahora integran Unión Pro, confluirán en un espacio común.

Más allá de que exista o no un pacto y de que la difusión del dato se haya originado en el oficialismo para perjudicar electoralmente a Francisco de Narváez, lo cierto es que la captación de referentes del peronismo de distintas orientaciones es una tarea que los estrategos del kirchnerismo provincial comenzaron de manera ostensible y mucho antes de la campaña electoral.

En ese marco, y en el contexto de la elección, primero se trabajó para evitar fugas de dirigentes y, ahora, se busca articular la acción legislativa que permita aprobar leyes necesarias para Scioli no sólo en el segundo semestre, sino en los dos años que le quedan a la gestión.

El último resultado de las negociaciones se conoció semanas atrás trascendió que la senadora macrista Viviana Arcidíacono habría decidido pasarse a la bancada del Frente para la Victoria (FPV); a eso le siguió la versión de que el senador José Nieto, único integrante del bloque Unión Celeste y Blanco, sello adquirido por Narváez, pasaría al bloque del gobierno después del 28. Ambos lo negaron, pero en lo que va del año acompañaron con su voto todos los proyectos del oficialismo.

En cambio, resulta por lo menos curiosa la situación de los legisladores convertidos en referentes de Unión Pro Ricardo Lissalde y Julio Salemme -este último candidato a senador- aún integrados al mayoritario bloque del FPV en la Cámara alta provincial.

Según la versión originada en el Senado bonaerense y replicada luego por el senador del Acuerdo Cívico y Social (ACyS), Javier Mor Roig, y el resto de los principales dirigentes de dicha fuerza, el caso de Salemme es el más "paradigmático e inexplicable". Los rumores mencionaron a Salemme como "negociador" en la cuarta sección electoral junto con el senador oficialista Patricio García.

Versiones y desmentidas

Las especies que circularon en las últimas horas aportaban sección por sección otros nombres como los de los dirigentes Ismael Passaglia, Gustavo Ferri, Alfredo Meckievi, Mario Cura, Gastón Guarracino y Marcelo Di Pascuale, que, al ser consultados, negaron cualquier posible acuerdo entre Unión Pro y el FPV.

Cura y Di Pascuale difundieron un comunicado de rechazo; Meckievi calificó todo el asunto de "operación berreta", y Guarracino -que dejó su cargo de subsecretario de Trabajo en el gobierno provincial para sumarse a las listas de Unión Pro- atribuyó el episodio a "la desesperación de quienes saben que pierden".

Comentá la nota