Y, no contaban con su astucia.

Y, no contaban con su astucia.
PERU 1 - CHILE 3: Los superofensivos Chapulines Colorados de Bielsa le ganaron al tranco a un flojo Perú. Van terceros...
Una pintoresca toma desde un helicóptero, en el segundo previo al puntapié inicial, podría haber anticipado lo que vendría: Chile parado con tres delanteros y Perú, de local y más necesitado, con sólo uno. Por eso nadie se sorprendió por ver a la Roja 2-0 arriba a los 31 minutos de juego. Y sin atenuantes. El descuento de Perú en la primera parte fue más un gol del fondo chileno que del solitario Fano, que tomó una pelota perdida entre cuatro rivales. Y fue exagerado: los locales no merecían anotar. Luego tampoco. Y, al darse cuenta, los peruanos perdieron la compostura, apostando al juego excesivamente desmedido, cuando, si hubieran bajado las revoluciones, quizá podrían haberle amargado la noche a Chile, que mostró algunas desatenciones defensivas.

El tibio vallado de piernas que dispuso Del Solar no contaba con la astucia de los Chapulines Colorados de Bielsa. El Loco apostó fuerte al buen pie de Matías Fernández y Beausejour y ganó. Con criterio, y apoyados en Carmona, ellos no sólo lograron imponerse ante la multitud de rivales, sino que se asociaron a la perfección con el poderoso tridende escogido por el entrenador. Aunque la omnipresencia de Alexis Sánchez (abrió el marcador, le hicieron el penal, hizo echar a Vargas y asistió a Fernández en el tercero, entre otras maravillas) eclipsó al resto, Mark González y Suazo fueron más que dignos acompañantes. Demasiado para un pobre Perú, que no hizo más que ratificar por qué marcha último en estas Eliminatorias.

Aunque el Ñol Solano intentó guiar a sus compañeros, sus intenciones no encontraron laderos. De hecho, en el momento de mayor envión de Perú, ya sin el expulsado Vargas, sus jugadores iniciaron una caza de piernas chilenas, en vez de ir a buscar el arco de enfrente, algo mal protegido. Bastaba que Chile definiera el pleito y se dejara de desperdiciar chances de gol. Aparecieron los Chapulines y chau.

Comentá la nota