Cae el consumo en Santiago y hay paulatina suba de precios.

Afirman que la mayoría de los santiagueños es cada vez más cauta a la hora de comprar: adquiere sólo lo indispensable y se olvidó de las primeras marcas. Además, se registran incrementos que oscilan entre un 3 y 8 por ciento y los artículos que más se encarecen son los lácteos. Una marca de leche llevó su producto de 2,20 a 3,20 pesos.
En un marco de las escasas ventas y la poca circulación del dinero en las calles, los precios de los lácteos en los supermercados se incrementaron notablemente, las leches están un peso más caras y hay subas entre el 4% y 8% en el resto de estos productos.

Nuevo Diario conversó con autoridades de distintos supermercados de la ciudad Capital, así la preocupación por las ventas bajas y la suba de algunos productos se hizo notar en algunos comercios.

Los lácteos ya habían subido cerca de un 3% en febrero, así como también se hacía sentir el aumento de la canasta básica familiar, cuyos 41 productos que la componen costaban cerca de un 15% más que el mismo período del año pasado.

Una de las marcas más reconocidas de lácteos incrementó sus precios notablemente en los últimos días, la leche de costar $2,20 pasó a $3,20, los yogures tuvieron un incremento del 7% al 8%, mientras que los quesos aumentaron entre un 3% y 4%.

Otras marcas locales de lácteos mantienen estables sus precios, pero señalaron que podrían llegar los incrementos en breve. Otros supermercadistas consultados indicaron que mantienen el precio de los lácteos del mes pasado, ya que esta semana recibirán la nueva lista de los costos, en donde se establecerán las subas.

Por otro lado, también se vio un incremento del 3% al 4% en los fiambres, la carne aumentó la semana pasada 10 centavos el kilo, mientras que en la presente la suba fue de 20 centavos.

Los empresarios indicaron que existe temor por la posible caída del subsidio del aceite y subas en la harina, lo que podría generar menor consumo. Hay que tener en cuenta que los incrementos del pan hace poco fueron justificados por el aumento del costo de producción.

Las autoridades de los supermercados comentaron que “desde el pago del aguinaldo en diciembre se mantiene un bajo consumo por parte de la gente, marzo suele ser tranquilo por los gastos en las escuelas, pero se espera que algo reactive el bolsillo de los consumidores para avivar las ventas”.

Se opta por comprar lo más económico

En conversación con supermercadistas de la ciudad Capital, Nuevo Diario consultó a cerca del consumo en el mes de febrero y de lo que va del presente, así como también de las expectativas para los meses que vienen.

Autoridades de supermercados señalaron que “es notable cómo la gente volvió a consumir lo más barato, ya no se pueden escoger marcas. El caso más visible son las gaseosas, las personas compran la más barata dejando de lado las más populares y costosas”. “Si bien se está consciente de la situación que estamos viviendo, se espera que algún aumento reactive el dinero en la calle, las ventas dependen del bolsillo de las personas”, señalaron las autoridades.

Así, abril es incierto y lo que va de marzo fue muy escaso en ventas, el contado escasea y las tarjetas de crédito o cuentas corrientes se hacen cada vez más populares.

Comentá la nota